Maduro amenaza a EE UU con un nuevo Vietnam

Varias personas se manifiestan en apoyo de Nicolás Maduro. /Fausto Torrealba (Reuters)
Varias personas se manifiestan en apoyo de Nicolás Maduro. / Fausto Torrealba (Reuters)

El vicepresidente Mike Pence se reunirá este viernes con la comunidad venezolana en Miami para reiterar su apoyo

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York

«Si el gobierno de EE UU pretende intervenirnos tendrán un Vietnam peor que el que se hayan podido imaginar», avisó Nicolás Maduro. El secretario de Seguridad Nacional norteamericano John Bolton ha respondido: Que se busque un retiro «en alguna playa agradable lejos de Venezuela». Y «cuanto antes mejor».

Se lo pone todo en bandeja, basta con que aproveche la amnistía del autoproclamado presidente Juan Guaidó para «un retiro largo y tranquilo». Lo mejor es «que pase página» antes de que sea demasiado tarde. Maduro no se irá sin quemar todas las bazas. En un vídeo subtitulado en inglés que colgó en Facebook y propagó a través de Twitter apeló «desde el corazón» al pueblo estadounidense, «que es mucho más grande que Trump», con la esperanza de que la opinión pública pueda frenar «una nueva guerra de Vietnam en Latinoamérica», amenazó una y otra vez. «¡No lo permitan!».

El intercambio de amenazas por las redes sociales está salpicado de gestos subrepticios como el de Bolton mostrando, como si no quisiera la cosa, sus anotaciones de «5.000 tropas a Colombia». El apoyo de EE UU al golpe venezolano que tiene al régimen chavista en la cuerda floja continuará este viernes en Miami con el vicepresidente Mike Pence, que se reunirá con la comunidad venezolana en una iglesia de El Doral y participará en una mesa redonda con los legisladores cubanoamericanos que han urdido la estrategia. Uno de ello, Mario Díaz-Balart advirtió a las fuerzas venezolanas de que «este es el momento de recuperar su integridad y su honor».

La llamada telefónica de Pence a Juan Guaidó la noche antes de que se autoproclamase presidente para garantizarle el apoyo de EE UU fue el sello oficial a todo lo que se había tramado en los pasillos de la Casa Blanca y el Congreso desde las elecciones del año pasado. Si algo retrasó el golpe fue el tiempo que la oposición venezolana tardó en ponerse de acuerdo en torno a una figura que se alzase como presidente interino.

El representante diplomático de Guaidó Carlos Vecchio agradeció a los legisladores haber sido durante ese tiempo «nuestros embajadores» frente al gobierno de Trump, «cuyo apoyo ha sido fundamental», dijo. El propio presidente de EE UU le llamó el miércoles para reiterarle «su completo respaldo». El abogado de 49 años que estudió en Harvard y Georgetown ayudó a fundar Voluntad Popular, el partido del líder encarcelado Leopoldo López. Después de cuatro años en el exilio en los que ha disfrutado de becas en la Universidad de Yale y la Kennedy School of Government es el mejor capacitado para la ofensiva lobista en Washington. Estos días despacha citas desde la embajada de Colombia con los principales 'think tank', oficinas de gobierno y grupos de opinión para pedir que no baje la presión. Colombia, por su parte, ha anunciado que vetará la entrada de unos 200 venezolanos del círculo de Maduro cuyos nombres no ha proporcionado. «Ellos saben quienes son», dijo el director de Inmigración Christian Kruger.

Más información

 

Fotos

Vídeos