La UE promueve que bares y restaurantes ofrezcan agua del grifo gratis

Una camarera sirve agua de grifo./Ignacio Perez
Una camarera sirve agua de grifo. / Ignacio Perez

Los ministros dan luz verde a la normativa para mejorar la calidad y el control eficiente del agua potable

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

La Unión Europea ha dado este miércoles un paso fundamental para que el agua potable sea gratuita en los bares, restaurantes, cantinas y servicios de comidas de todos los países del club. La medida destaca como parte de una normativa que los ministros de Medio Ambiente de los Veintiocho han aprobado en Bruselas y que actualiza las normas de calidad del agua potable y obliga a las capitales a tener sobre ella un control más eficiente. El objetivo, en suma, es dar garantías a los consumidores de que beber del grifo merece total confianza y, de paso, ir relegando otras rutinas, como la compra de agua embotellada para ir cumpliendo así con otro de los retos que se ha marcado el club comunitario: que el plástico desaparezca poco a poco de nuestro día a día.

La nueva normativa, que aún tiene que ser refrendada por las capitales y el Parlamento Europeo, obliga a los Estados miembros a mejorar el acceso de sus ciudadanos al agua destinada al consumo humano y promover su uso en su territorio. Y eso comprende una serie de obligaciones como la de identificar a todos los habitantes de grupos «vulnerables o marginales» que no tienen acceso a ella y evaluar las posibilidades para revertir la situación, además de informarles de las posibilidades «para conectarse a la red de distribución o de los medios alternativos para acceder al agua destinada al consumo humano».

También se insta a las administraciones a instalar y mantener equipos de exterior e interior para poder consumir agua gratis en todos los espacios públicos y promover campañas para informar de la calidad de esta agua, además de adoptar las medidas necesarias para que los distintos establecimientos hosteleros la ofrezcan sin coste alguno.

La propuesta fue presentada por la Comisión Europea hace más de un año como parte del plan de acción para ir reduciendo el consumo de agua embotellada y ya entonces se habló de que el cambio de esta rutina permitiría un ahorro de seiscientos millones de euros al año a los hogares europeos.

«El agua potable es una cuestión importante para todos, por eso estoy muy satisfecho de que hayamos alcanzado un acuerdo. El mensaje está claro: se puede beber el agua del grifo en toda Europa sin tener que preocuparse por la salud.», ha destacado Ioan Deneș, ministro de Recursos Hídricos y Bosques de Rumanía, el país que ostenta la presidencia de turno de la UE.