La UE se prepara para el cierre de las aguas británicas a sus pescadores por un 'brexit' sin acuerdo

Pesca de verdel en el Cantábrico. /Iñigo Puerta
Pesca de verdel en el Cantábrico. / Iñigo Puerta

Bruselas habilitaría ayudas para compensar una posible prohibición de seguir faenando aunque aboga por mantener el acceso recíproco hasta que acabe 2019

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas (Bélgica)

La Comisión Europea ha lanzado hoy un nuevo paquete de medidas para atenuar el impacto de un 'brexit' sin pacto a partir del próximo 29 de marzo, cuando está previsto el divorcio del Reino Unido de la UE. Lo hace apenas una semana después de que el Acuerdo de Salida y la declaración sobre la relación futura que Londres y Bruselas acordaron en noviembre, fueran tumbadas en el Parlamento Británico abriendo un nuevo periodo de incertidumbre que ha intensificado los preparativos ante una ruptura traumática entre las islas y la Europa continental.

En este caso, las propuestas para esa contingencia del Ejecutivo comunitario se circunscriben a paliar los daños para los pescadores de un cierre repentino de las aguas controladas por Londres. Y se mantendrían en vigor hasta que expire el año, en la confianza de que se pueda conseguir un compromiso de colaboración más consistente con el Gobierno británico en los nueve meses que seguirían a su abandono del bloque comunitario.

La Comisión contempla, de entrada, que las flotas de los Estados miembros reciban compensaciones económicas del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) por el cese temporal de sus actividades «lo que ayudaría», a juicio de sus promotores, a compensar en parte el impacto del cierre de las aguas.

La segunda de las medidas de contingencia planteadas es autorizar el acceso de los buques del Reino Unido a las aguas de la UE hasta finales de 2019, a condición de que exista reprocidad por parte de Londres. Los permisos con los pescadores del que sería ya un tercer país, se habilitarían mediante «procedimiento simplificado» para asegurar una interrupción mínima de las actividades a ambos lados del Canal de la Mancha.

La referencia en cuanto a las cuotas de especies así como a los límites de capturas que se establecen para la mayoría de las poblaciones de peces de interés comercial, lo que se conoce como totales admisibles de capturas (TAC), vendrían marcadas en ese escenario por los acuerdos alcanzados en el Consejo de Agricultura y Pesca que se celebró el 17 y 18 de diciembre en Bruselas. Una reunión en la que participaron los ministros del área de todos los países del club europeo, incluido Reino Unido.

Según cálculos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, más de doscientos buques con intereses españoles faenan en aguas que dependen del Reino Unido. El responsable de esta cartera, Luis Planas, concretó hace una semana que ochenta de esos busques lo hacen con bandera española, 21 más tendrían respaldo mixto británico-español y «también hay casi otro centenar con bandera francesa, alemana, irlandesa o de Países Bajos, pero en los que hay capital español, más los 25 de Vigo (puerto español) en Malvinas y 19 más en este archipiélago (británico) bajo bandera de Malvinas».

Las dos medidas de contingencia que propone Bruselas para la pesca se vienen a sumar a las catorce desveladas el pasado diciembre (aquellas referidas a los servicios financieros o el transporte aéreo y terrestre, entre otras áreas). Tanto entonces como ahora el Ejecutivo comunitario insiste en que «no pueden mitigar el impacto general de un escenario de «no acuerdo», ni replican los beneficios completos de ser miembro de la UE o los términos de cualquier período de transición» que contempla el Acuerdo de Retirada que fue rechazado por el Parlamento Británico el pasado día 15.

 

Fotos

Vídeos