La UE dará más garantías a la primera ministra sin reabrir el pacto

Imagen de archivo de Theresa May en el Consejo Europeo en Bruselas./EFE
Imagen de archivo de Theresa May en el Consejo Europeo en Bruselas. / EFE

Los líderes esperan hoy que concrete, porque «no está nada claro lo que necesita» para que Westminster digiera el 'backstop' de Irlanda

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

Cuando aún no se sabía de qué lado iba a caer en Londres la moneda lanzada al aire por los conservadores británicos, en Bruselas, ya estaba dibujada la estrategia que los jefes de Estado y de gobierno de los Veintisiete van a seguir hoy en su reencuentro con Theresa May. Escuchar, preguntar, debatir y concluir. Esos son los cuatro ejercicios básicos que se han marcado para enfrentarse por enésima vez a la maraña del 'brexit'. El Consejo Europeo que arranca a las tres de la tarde dará a la británica la oportunidad de explicar qué tipo de «garantías» necesitaría para evitar que el 'backstop' o solución para la isla de Irlanda llegue a activarse. Y cómo se podría dar forma a tal compromiso para que pese lo suficiente ante la Cámara de los Comunes y ésta termine por ratificar el 'pack' completo de los papeles del divorcio que se firmaron el 25 de noviembre. Dicho de otro modo, la 'premier' tiene un bloque contrario de 117 diputados de su propio partido que necesita resquebrajar.

Durante el largo miércoles, en Bruselas se eludió concretar fórmulas (declaración, protocolo, anexo, adenda). «La UE está preparada para evaluar si se pueden proporcionar más garantías a Reino Unido, pero esas garantías, en todo caso, ni socavarán ni contradirán el Acuerdo de Salida», subrayaron fuentes comunitarias. Se mantiene la buena voluntad. Y la línea roja. Ni un cambio en las 585 páginas. Y si el planteamiento de la 'premier' se desliza hacia otra idea, la de poner fecha de caducidad al 'backstop', recibirá el 'no' de un club sin fisuras con Dublín. «El problema es que tenemos que ver lo que realmente quiere, porque no está nada claro», insistían fuentes diplomáticas.

LA CLAVE

Fecha de salida.
Vuelve a cobrar fuerza la hipótesis de extender el período de dos años para que se ejecute el divorcio.

Al fin y al cabo, son las discrepancias entre el Legislativo y el Ejecutivo británicos las que han vuelto a desencadenar la última situación crítica. May, tras superar ayer la cuestión de confianza, queda inmunizada ante movimientos similares durante todo un año. Pero el 29 de marzo está a la vuelta de la esquina.

La sensación que se respira es que muchos líderes necesitarían mayor precisión sobre los detalles de cómo salvar el trance de Westminster (hay de plazo hasta el 21 de enero). Pero otros, como la alemana Angela Merkel o el holandés Mark Rutte, juegan con ventaja. Ya habrían recibido algunas claves de lo que pretende en los cara a cara del martes en La Haya y Berlín. Por tanto, no se descarta que exista ya una fórmula, incluso un borrador que no ha terminado de perfilarse por falta de tiempo.

Ese es uno de los motivos por los que algunas delegaciones no esperaban un texto contundente ('jurídicamente vinculante') para esta noche. La otra hipótesis que vuelve a cobrar fuerza también es conocida. Extender el periodo de dos años que establece ese Artículo 50 del Tratado (que marca el camino a una escisión de la UE) y que, por tanto, el divorcio no se ejecute el próximo 29 de marzo. Todavía no está sobre la mesa. «No se ha pedido».

Más información:

 

Fotos

Vídeos