El Parlamento guiará el 'brexit' si May pierde el voto de su acuerdo

Sesión del Parlamento británico./AFP
Sesión del Parlamento británico. / AFP

Dos derrotas consecutivas bloquean la posibilidad de una marcha sin acuerdo y humillan al Gobierno

ÍÑIGO GURRUCHAGALondres

El dilema propuesto por Theresa May a la población británica y a sus representantes en el Parlamento- o se aprueba el Acuerdo de Salida de la UE negociado con la Unión Europea o Reino Unido se marchará sin acuerdo- ha sido negado por una alianza de la oposición y de conservadores, que ha aprobado una moción que permitirá a los diputados demandar al Gobierno que cumpla su voluntad sobre la dirección que debe tomar.

La derrota, por 321 votos contra 299, es trascendente porque no hay mayoría en el Parlamento británico para marcharse de la UE sin un acuerdo, como quieren los 'brexiters' opuestos a lo aprobado en el Consejo Europeo en noviembre. Y abre avenidas para otras opciones- la incorporación británica al Área Europea de Libre Comercio o un segundo referéndum- que tienen numerosos partidarios entre los diputados.

Ha sido una jornada terrible en la Cámara de los Comunes para el Gobierno, que también tendrá que publicar el texto completo del asesoramiento legal que recibió sobre el Acuerdo de Salida de la UE, tras sufrir otra derrota por todos los partidos de la oposición, incluyendo al Partido Democrático Unionista (DUP), que hasta ahora sostenía la mayoría de gobierno.

Por primera vez en la Historia, el Parlamento británico ha aprobado, 311-293, una 'moción de desprecio', el que habrían mostrado ministros del Gobierno a la asamblea de diputados por desoír una moción aprobada sin oposición en noviembre para que se publique el texto íntegro del asesoramiento legal. El Ejecutivo de May, que entonces no se opuso, ha publicado un extracto de cincuenta páginas.

El Abogado General del Gobierno, Geoffrey Cox, compareció el lunes cuatro horas en la Cámara de los Comunes para responder a todas las cuestiones de los diputados, pero no ha bastado. Ha levantado la mirada al techo del edificio y ha compuesto una mueca de decepción tras el voto de la moción, diseñada por el laborista Keir Starmer, también abogado y responsable del 'brexit' en su partido.

Dispuesto a todo

Hasta conocer el texto legal, no se puede pronosticar el efecto que tendrá su publicación íntegra. El Gobierno estaba dispuesto a rectificar su aparente error de noviembre sometiendo el informe a un comité parlamentario, para tachar cuestiones sensibles de seguridad o de estrategia negociadora. Ahora ha sido obligado a publicar todo el texto.

A esa humillación le ha seguido la aprobación de la moción propuesta por el diputado conservador Dominic Grieve sobre los pasos que se darán tras una derrota del acuerdo de May. De nuevo se ha confirmado la fuerza de la oposición cuando se suma a disidentes conservadores, pero estas alianzas puntuales, o el apoyo decisivo de los unionistas norirlandeses, no pueden darse por supuestos en votos posteriores o interpretarse como un cambio definitivo de dirección en el proceso de marcha de la UE.

A las seis de la tarde, hora local, la primera ministra entraba por primera vez en la Cámara. Le correspondía el primer turno de intervención en el debate de cinco días que desembocará en el voto sobre el acuerdo. Si gana la votación contra todo pronóstico, Theresa May guiará a Reino Unido a la salida política de la UE, el 29 de marzo, y quizás también a su partido hasta las próximas elecciones. Si pierde el voto, la deriva imprevisible ha sido acotada por el Parlamento.

Al terminar la líder su frase de introducción, un tanto inoportuna, al debate sobre el Acuerdo- «Quizás merezca la pena emplear unos minutos en recordar cómo hemos llegado hasta aquí»-, una carcajada se ha extendido por los escaños de la oposición.

Más información

 

Fotos

Vídeos