El «primer cartel de la droga en España» se gesta en el Campo de Gibraltar

El «primer cartel de la droga en España» se gesta en el Campo de Gibraltar

Las más de 30 bandas que operan en la zona empiezan a organizarse y adoptar una estructura similar a los carteles colombianos de la droga

ROSARIO GONZÁLEZ / AGENCIASMadrid

Tiroteos contra una patrulla marítima, el asalto de veinte narcos a un hospital para llevarse a un compañero herido, la paliza a un guardia civil, el hallazgo de un coche simulado para que parezca un patrullero, amenazas a policías, guardias civiles y a sus familias, narcos disfrazados de agentes para hacerse con alijos ajenos... podríamos estar hablando del cartel de Medellín y un escenario más propio de los dominios de Pablo Escobar, pero los hechos descritos han tenido lugar en los últimos meses en el Campo de Gibraltar, comarca española perteneciente a la provincia de Cádiz donde se incauta el 80% de la droga intervenida en todo el país, aunque calculan que se trata apenas del 20% del total que entra en el territorio, y del que entre el 40 y el 60% tiene como destino otros países de Europa.

Según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), las más de 30 bandas que operan en la zona están empezando a organizarse entre ellas y a adoptar una estructura similar a los cárteles colombianos de la droga. Y no cuentan con los recursos para evitarlo. «Se está organizando el primer cartel de la droga de España y será una realidad si no se impide con un pacto de Estado que incluya refuerzos policiales y también medidas sociales», advierten.

Las fuerzas de seguridad se enfrentan a un difícil escenario. En un área de apenas 19 kilómetros cuadrados con 63.000 habitantes actúan 30 bandas integradas por 600 familias y con 3.000 personas a sueldo, de las que la Guardia Civil sospecha que están contratando sicarios para proteger su propia actividad delictiva, además de que en los dos últimos meses han dado indicios de que se están organizando entre sí para multiplicar sus beneficios y mantener impunes sus actuaciones.

«Las treinta bandas desorganizadas hasta ahora podrán actuar como una sola, algo que no se puede consentir. El Ministerio del Interior debe adoptar medidas», ha alertado el portavoz nacional de la AUGC, Juan Fernández, en una rueda de prensa en la que ha comparecido acompañado por el secretario general de esta asociación en Cádiz, José Encinas.

Los 'Castañitas', al frente

En este entramado de bandas, las fuerzas de seguridad calculan que el 70% de la actividad la llevan a cabo los 'Castañitas', responsables precisamente del asalto al hospital de La Línea para liberar a uno de sus miembros que había sido detenido, y de quienes se sospecha que están alentado la cooperación entre las diferentes bandas. También observan cambios en la operatividad de los narcos, con figuras como los «palilleros», narcos que actúan disfrazados de policías o guardias civiles para hacerse con alijos ajenos, lo que siembra la confusión entre las propias bandas, cuyos miembros son capaces de recibir con una hostilidad reforzada a los verdaderos policías por creerlos competidores impostores.

Otro dato son las llamadas «embestidas»: El vehículo que va delante del que acarrea la droga no se limita a informar sino que cuando avista un patrullero embiste contra él para que el que le sigue pueda seguir sin dificultad. En los últimos tres años se han producido en la comarca no menos de 15 «embestidas» y algunas se han tramitado como «accidentes de tráfico» al no poderse demostrar con pruebas el vínculo entre la agresión sufrida por el vehículo policial y el supuesto alijo.

Más medios que la Policía

Según los datos de la asociación, en 2016 se intervinieron en la zona 100.000 kilos de hachís y el año pasado 145.000, un aumento del 45%; en lo que va de año se han efectuado 755 detenciones, y hasta ahora el 95% de la droga intervenida era hachís pero el martes, según han advertido, se incautaron nueve toneladas de cocaína, el mayor hasta ahora intervenido en Europa. Y una operación de ese tipo no se hace sin garantías, según analizan, lo que en su opinicón indica que hay corrupción y que esperaban contar con la suficiente cobertura para introducir la droga. Por eso alertan de que en la deriva de las pequeñas bandas a una gran organización jerarquizada o cartel, el narco «podrá entrar en las instituciones porque tienen más medios y poder económico; y más medios para delinquir que la Policía» para impedirlo.

Y los medios para hacerlo son «a todas luces insuficientes», denuncian los guardias civiles, que reclaman aumentar en 300 los actuales 1.100 guardias civiles de la Comandancia de Algeciras; además de reforzar su especialización contra el narcotráfico. También piden reforzar la cooperación con la Seguridad y la Agencia Tributaria, con los bancos, empresas y comercios que operan en la zona, además de extender la cooperación institucional a las instituciones europeas, puesto que el Campo de Gibraltar es la principal puerta de entrada de droga en toda Europa.

Asalto a un hospital

Además de los últimos tiroteos -uno de ellos a la patrulla marítima de la Guardia Civil-, el asalto de veinte narcos a un hospital para llevarse a un compañero herido, la paliza a un guardia civil, el hallazgo de un coche simulado para que parezca un patrullero, los guardias han denunciado amenazas a policías y guardias y a sus familias cuando no están de servicio y han recordado que al fiscal jefe de Algeciras le han rajado los cuatro neumáticos de su coche en los aparcamientos de los mismos Juzgados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos