Cospedal sabía por Cotino que el jefe policial de 'Gürtel' era un «hombre» del PP

El comisario José Luis Olivera jura el cargo en el CITCO en enero de 2015. / Ministerio de Interior

Villarejo aseguró a la ex secretaria general que el comisario José Luis Olivera, que dirigió la UDEF hasta 2012 y fue ascendido por Fernández Díaz en 2015, «ha boicoteado mil cosas»

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La figura del comisario principal de la Policía Nacional José Luis Olivera y su cercanía al Partido Popular, según han revelado las grabaciones del también comisario José Manuel Villarejo, vuelven a situar en la picota las actividades realizadas por este mando clave en la lucha contra la corrupción. Olivera fue el jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) entre 2006 y 2012, etapa en la que se fraguó la investigación del 'caso Gürtel' que afectaba de lleno al PP.

Era, por lo tanto, el jefe policial de la unidad competente y bajo su dirección trabajaba el inspector jefe Manuel Morocho, quien contra viento y marea pudo sacar adelante las pesquisas que él dirigía y llevarlas al juzgado de la Audiencia Nacional en verano de 2008. Sin embargo, según la reconstrucción de los hechos que permiten realizar los audios de Villarejo, Morocho no lo tuvo nada fácil con su jefe Olivera. O eso desvela el comisario jubilado, en prisión preventiva desde hace casi un año, en la reunión secreta que mantuvo el 21 de julio de 2009 en la sede de PP con María Dolores de Cospedal y el marido de ésta, Ignacio López del Hierro.

En los audios difundidos este martes por el diario 'Moncloa.com', Villarejo definía a Olivera como «un tipo legal y muy tronco del PP», que le facilitó información del 'caso Gürtel' sobre Juan Cotino -expresidente de la Cortes Valencianas y exdirector general de la Policía durante el Gobierno de Aznar (1996-2002)- con una advertencia muy clara para su sobrino, el constructor Vicente Cotino: «que limpie todos los papeles» de sus negocios en Valencia.

Pues bien, las grabaciones conocidas este miércoles abundan en el papel del entonces jefe de la UDEF, que se mantuvo en su puesto hasta 2012. Villarejo confiesa a Cospedal que «el segundo de a bordo» en la investigación de 'Gürtel' «es un hombre nuestro», es decir próximo al PP, «cada vez que ha habido un tema duro», en referencia a Olivera. Y la ex secretaria general y actual diputada popular le contesta: «Eso me lo ha dicho Juan (Cotino)».

Entonces Villarejo interviene para mantener la confidencialidad sobre Olivera, porque «se enteran ahí y le cortan la cabeza». «Es él que en un momento determinado me avisa de este tema. O sea totalmente de confianza y gracias a él ha boicoteado mil cosas y tal», asegura éste a Cospedal.

Villarejo, sabiéndose grabado por él mismo, adelanta a Cospedal y López del Hierro que la Fiscalía Anticorrupción había pedido un informe sobre la relación de regalos que hicieron las empresas de Francisco Correa, cabecilla confeso de 'Gürtel', y Álvaro Pérez, 'el Bigotes', su delegado en Valencia, a políticos de esa comunidad. Una petición que hasta entonces había sido «boicoteada» por el entonces jefe de la UDEF.

En dicha lista aparece una «chaquetilla» entregada a Juan Cotino valorada «en 400 euros». Una información que Villarejo ya había trasladado al entonces consejero valenciano, ya que éste le había dicho que no había recibido tal regalo. Asimismo, ese mismo día de la reunión en Génova 13 el dirigente del PP Esteban González Pons compareció en Valencia para denunciar la «mano negra» del Gobierno que utilizaba informaciones policiales «inservibles» para dañar la imagen de su partido, en referencia a una conversación de 'el Bigotes' en la que aseguraba que había regalado bolsos de lujo a la fallecida Rita Barberá cuando era alcaldesa de Valencia.

Hombre de confianza de Fernández Díaz

Lo curioso del caso es que Olivera dirigió la UDEF bajo la etapa del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. En 2012, ya con Mariano Rajoy en la presidencia y Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior, pasó a la dirección del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) y enero de 2015 éste le promocionó a un cargo de nuevo cuño que aglutina información global de terrorismo, crimen organizado y corrupción, el CITCO, donde permanece hasta julio pasado tras ser cesado por el actual ministro del ramo Fernando Grande-Marlaska.

Su designación en el CITCO fue una apuesta personal de Fernández Díaz y del entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. En su toma de posesión agradeció el nombramiento al primero: «Muchas gracias señor ministro, espero no defraudar», le dijo. Y Francisco Martínez elogió su figura y aseguró que necesitará «todas las cualidades» del mejor policía, «incluido el instinto».

En una entrevista al digital 'OK Diario' en junio de 2017, Olivera señaló que las filtraciones «no nos gustan a ninguno. Pero no sólo en terrorismo, en cualquier tipo de investigación. La filtración va en contra de un resultado policial exitoso. No deben existir filtraciones, a nadie nos gustan». Y en su comparecencia en la comisión del Congreso sobre la financiación del PP, hace un año, afirmó a los parlamentarios que no vio «indicios fuertes»de un sistema irregular, contradiciendo así a su subordinado en la UDEF en la época de 'Gürtel', el inspector jefe Manuel Morocho.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos