Quim Torra se propone restituir a los exconsejeros presos y huidos

Quim Torra se propone restituir a los exconsejeros presos y huidos

La CUP ve la nueva propuesta del Govern como una «claudicación» ante el Estado

CRISTIAN REINOBarcelona

Una parte del independentismo, su sector más radical, no ha digerido con agrado la renuncia de Quim Torra a nombrar como consejeros a Josep Tull, Jordi Turull, Toni Comín y Lluís Puig. Para tratar de acallar las críticas, el presidente de la Generalitat viajó ayer a Bruselas para reunirse con los fugados Comín y Puig.

Un gesto de atención hacia los exconsejeros, que se han visto fuera de su Ejecutivo, y mensaje hacia la parroquia independentista a la que el presidente de la Generalitat quiso tranquilizar afirmando que el objetivo de su mandato es restituir al anterior gobierno. Empezando por Carles Puigdemont y continuando con los cuatro consejeros que se han quedado fuera tras la negativa de Mariano Rajoy a publicar el decreto de nombramientos.

La restitución del anterior Ejecutivo, que fue cesado por el Gobierno central en virtud del 155, necesitará recobrar el control del Diario Oficial de la Generalitat porque de lo contrario siempre dependerá de la Moncloa para la publicación de los decretos. En cuanto Cataluña recupere el boletín autonómico, Torra ya podrá, si lo estima oportuno, restituir a los cuatro exconsejeros que se cayeron de la lista definitiva el jueves. En el caso del expresidente, su reelección depende de la recientemente reformada ley de la presidencia, que permite la investidura a distancia. El cambio de la norma fue aprobado en la Cámara catalana hace un mes, pero fue recurrida al Constitucional.

Desde la oposición, apuntaron que Torra ha evitado incluir a los presos o huidos pero en su equipo hay dos dirigentes con causas judiciales abiertas: Miquel Buch, virtual titular de Interior, investigado por su defensa del 1-O desde la entidad municipalista ACM, mientras que Jordi Puigneró está investigado por la organización del referéndum, desde su anterior puesto como secretario de Telecomunicaciones.

Querella por difamación contra Guerra

Por otro lado, el presidente de la Generalitat anunció que presentará una «querella por difamación» contra Alfonso Guerra por llamarle «nazi», a la vez que consideró «inadmisible» que se refiriera a él con «insultos realmente intolerables».

«A título personal voy a presentar una querella por difamación contra el señor Alfonso Guerra porque creo inadmisible que en Europa se pueda insultar a alguien calificándole de nazi y que no pase nada», dijo a los medios tras una reunión con los exconsejeros catalanes que se encuentran en Bélgica huidos de la Justicia española.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos