El Gobierno mantiene que los líderes del 'procés' tienen derecho a ser indultados

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, hoy en el Congreso. /Efe
La ministra de Justicia, Dolores Delgado, hoy en el Congreso. / Efe

La ministra de Justicia se escuda en que la ley no hace excepciones, pero evita aclarar si concederá el perdón de ser finalmente condenados

MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El Gobierno evitó este miércoles una vez más comprometerse a no conceder indultos a los dirigentes independentistas catalanes si son condenados por el Tribunal Supremo ya sea por rebelión como pide la Fiscalía o por sedición como plantea la Abogacía del Estado. En esta ocasión fue la ministra de Justicia, Dolores Delgado, la que echó mano del articulado de la ley de indultos de 1870, todavía en vigor, para esquivar la cuestión y evitar aclarar si, en caso de producirse una sentencia firme condenatoria para los líderes soberanistas, el Ejecutivo socialista usaría esta baza. «Contestar este asunto es un ejercicio muy difícil –remarcó– porque se dan por sentadas muchas cosas que no se han producido».

Pero dejando las «hipótesis» a un lado, Delgado recordó en el Congreso que los dirigentes catalanes presos en Lledoners (Barcelona) y otras dos cárceles tienen derecho a ser indultados porque la normativa vigente establece que cualquier reo, con sentencia firme y por cualquier delito, puede beneficiarse del perdón siempre que lo pida. «La actual ley de indultos no establece excepciones», aseveró la ministra desde la tribuna y acusó a Ciudadanos de caer en la tentación de pedir al Gobierno «que se niegue a los procesados algo que la ley les permite», que es reclamar el indulto.

La formación de Albert Rivera llevó este miércoles a la Cámara baja una interpelación para abrir el debate sobre los posibilidad de otorgar ese perdón a los dirigentes independentistas siempre que sean condenados en el Supremo por la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre. Tras el debate de ayer la próxima semana se votará en el pleno del Congreso la correspondiente moción que obligará a que todos los grupos se retraten de manera expresa. «De producirse esta impunidad hablaríamos de una humillación para todos los españoles», advirtió el diputado de Ciudadanos, Ignacio Prendés.

El indulto para los acusados del 'procés' es un tema muy delicado para el Gobierno socialista por los equilibrios que tiene que hacer en su relación con la Generalitat y con los partidos independentistas sobre los que se sostuvo la moción de censura que abrió a Sánchez las puertas de la Moncloa. En las filas naranjas están convencidos de que el presidente del Gobierno ofrecerá esta medida de gracia a los procesados independentistas cuando llegue el momento a cambio de mantener su apoyo parlamentario hasta el final de la legislatura.

Los liberales recuerdan que desde septiembre del año pasado cuando se produjo en Cataluña «la voladura controlada de nuestro ordenamiento jurídico» han sido varios los miembros del PSOE e incluso del Gobierno los que se han mostrado a favor de indultar a los políticos soberanistas encarcelados. El líder del PSC, Miquel Iceta, fue el primero en hacerlo durante la campaña electoral del 21 de diciembre –con el artículo 155 desplegando sus efectos–.

Con Pedro Sánchez ya en Moncloa fue la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, la que también en favor de indultar a los soberanistas. No es el único guiño que desde el Ejecutivo se ha hecho a los políticos en prisión. Los ministros de Exteriores, Josep Borrell, y dePolítica Territorial, Meritxell Batet, se han mostrado favorables a que Oriol Junqueras y el resto de los acusados puedan estar en libertad hasta que se celebre el juicio y haya sentencia firme.

«Ustedes nos han engañado a todos», insistió Prendes, para quien es inconcebible que aquel Sánchez que formó parte hace un año del bloque constitucionalista que activó el 155 tras «el golpe de Estado que se perpetró en Cataluña», sea el mismo que hoy «ha convertido a los golpistas como socios de su Gobierno».

No pedirán el indulto

Los secesionistas mientras tanto, aseguran que nunca pedirán el indulto –condición indispensable para obtenerlo– porque «sería aceptar que han cometido un delito» y ellos, en palabras del presidente catalán, «no son culpables de nada».

«Los presos no van a pedir el indulto», advirtió desde Barcelona Quim Torra a la titular de Justicia respecto a la posible medida de gracia y aseguró que, gracias a cómo actuaron Carles Puigdemont, Junqueras y el resto de encarcelados, «la causa justa de la independencia de Cataluña hoy está más presente que nunca en el mundo».

En una entrevista en ETB, Torra apuntó que «la oferta» a los catalanes del Ejecutivo de Sánchez ha sido «214 años de prisión», en referencia a la petición de cárcel para los encarcelados. Por ello, explicó que los independentistas tomaron la decisión de «retirarle soporte parlamentario y de estabilidad».

 

Fotos

Vídeos