Despedida a Rajoy

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (3i), junto a la exministra de Defensa María Dolores de Cospedal (2i), el vicesecretario sectorial del PP, Javier Maroto (i), y el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo (d), durante la votación para aprobar a los 23 miembros de la mesa propuestos, en la celebración del Congreso Nacional del Partido Popular hoy en Madrid. / J. P. Gandul (Efe) | Vídeo: V. Carrasco

Empieza el Congreso Nacional del PP con elogios al presidente y algunas lágrimas asomando

DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

A punto de empezar, con el aforo lleno del auditorio, llega Mariano Rajoy, acompañado de Dolores de Cospedal, y se escucha el aplauso de los pocos compromisarios que aún están en el pasillo. Son los que llegaron tarde, y deben buscar sitio frente a la pantalla de plasma. Vienen a votar, a decidir quién gobernará el partido. Pero eso será mañana. Antes, hoy, se rendirá homenaje al presidente caído. Aún aturdido y auto relegado. Silencioso. Le abren paso, ovacionado. Se sienta en primera fila, como debe ser, flanqueado por su mujer, Elvira Fernández, a la derecha; y Cospedal, a la izquierda.

A las cinco, se pide desde el atrio: de pie, que va a sonar el himno de España. Olé, dice una compromisaria de abanico. Ondea una bandera de película. ¡Viva España!, dos veces. Aplausos de pie. «Ha sido más que difícil superar tu marcha, presidente. Nos duele en el alma», afirma Luis de Grandes, presidente del Comité Organizador del Congreso. El público empieza a aplaudir, se levanta. Corean: presidente, presidente. Rajoy contiene las lágrimas, se levanta a agradecer la ovación cerrada que dura un par de minutos sin menguar. «¡Nos duele en el alma que nos dejes!», continúa Grandes. «¡No quitaré tu retrato de mi mesa de trabajo!».

Una compromisaria empieza a llorar, se limpia con una toallita, se suena la nariz, vuelve a abanicarse, hasta que debe votar el primer punto, la nueva mesa del Congreso. Unánime «sí» para que lo presida Ana Pastor.

Pastor, asumido su rol y en su turno de palabra, prosigue el homenaje a Rajoy, con el que además marca un tiempo dentro del partido. «Has sido el mejor presidente que hemos tenido nunca», frase a la que siguen palmadas breves. Líder discreto, enemigo de personalismos, fiel a la máxima de pensar antes de hablar, enumera Pastor al «querido presidente», carente de «narcisismo y vanidad de algunos líderes», dice. «Estamos para recordarte tu brillante hoja de servicios, y agradecerles». También dedica palabras a la «querida Viri»: «Nada hubiera sido posible sin estar tú a su lado».

Pero también reprocha: «Necesitamos tu consejo, experiencia. Te necesitamos en esta nueva etapa». Después del estribillo del PP a todo volumen, un vídeo dirigido «a ti, presidente» le elogia y precede. La gente aplaude sus seleccionadas intervenciones.

Temas

Madrid

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos