Esquerra responde con un portazo a la oferta de unidad de la Crida

Ernest Maragall, candidato de ERC a las municipales de Barcelona. /efe
Ernest Maragall, candidato de ERC a las municipales de Barcelona. / efe

Maragall replica a Torra que el trabajo de ERC no es solucionar los problemas de unidad del centro derecha soberanista

CRISTIAN REINO

Esquerra aguanta la presión. 24 horas después del nacimiento de la Crida Nacional para la República, la nueva formación impulsada por Carles Puigdemont que preside Jordi Sànchez, Esquerra hizo oídos sordos a las llamadas a la unidad independentista que hicieron los dirigentes del nuevo actor político catalán. En realidad, todo el cónclave postconvergente fue un clamor a favor de la unidad del soberanismo para presionar a los republicanos y al PDeCAT para que acepten listas conjuntas de cara a las municipales y las europeas.

El PDeCAT reúne este lunes a su ejecutiva y podría empezar a dar pistas sobre cómo piensa abordar el encaje en la Crida. ERC, en cambio, cerró este domingo las puertas de par en par a un posible pacto secesionista para las municipales, en concreto para el Ayuntamiento de Barcelona, el centro de todas las pugnas del independentismo catalán, que considera vital para el proceso secesionista tener un alcalde independentista.

«Conseller Maragall, conseller Forn, amiga Neus Munté, Ferran Mascarell, amigo Graupera, sentaos, dialogad, discutid, pero hagamos una candidatura única», instó Quim Torra en el congreso de la Crida. Al presidente de la Generalitat se la abrió este domingo un nuevo foco después de que los comunes anunciaran que rompen las negociaciones para los Presupuestos catalanes.

Maragall, candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, fue contundente. El trabajo de Esquerra no consiste en solucionar los «problemas de unidad del centro derecha catalán», remató, rechazando la oferta de Torra y ahondando en la crisis abierta entre la Crida y el PDeCAT, que amenaza con resolverse con escisiones. «La ciudad saldría perdiendo con la uniformidad», afirmó ayer el exconsejero de Exteriores.

De cara al mes de mayo, en cualquier caso, la presión irá en aumento desde las filas de la nueva formación política para que ERC acabe renunciando a concurrir en solitario, tanto en las municipales como en las europeas, en las que los republicanos se han aliado con Bildu y el BNG. El nuevo secretario general de la Crida, Antoni Morral, insistió este domingo en reclamar plataformas unitarias independentistas para las municipales. Si no han sido posibles, dijo, no es por las bases secesionistas, sino por las reticencias de las direcciones de los partidos.

La Crida rechaza la etiqueta de enésima refundación convergente, pero en cualquier caso así lo entienden sus socios en el Gobierno catalán de ERC que se siguen refiriendo a los dirigentes de JxCat como los «convergentes». En Esquerra, aun así, hay voces que están por una mayor unidad, como es el caso de la secretaria general, Marta Rovira, huida en Ginebra y cada vez más apartada del día a día. Aunque su posición se ha distanciado a la de la dirección del partido.

Más información

 

Fotos

Vídeos