El PP da marcha atrás y descarta un debate entre los candidatos

José Luis Bayo. /Efe
José Luis Bayo. / Efe

Bayo se cae de la carrera electoral al no reunir los cien avales necesarios mientras el resto de los aspirantes inician hoy la campaña

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Barcelona, Málaga, La Coruña o Valencia. Los candidatos para suceder a Mariano Rajoy se lanzan oficialmente hoy a la carretera para hacer campaña. Doce días para recorrer sede a sede todas las comunidades autónomas y conseguir el apoyo de aquellos de los 869.553 militantes del PP que se han inscrito para votar el próximo 5 de julio.

La carrera será dura, más que nunca, al estrenarse el nuevo método de elección del líder del PP a través de unas primarias a doble vuelta en las que los afiliados votarán a su favorito entre los aspirantes y después los 3.134 compromisarios del congreso decidirán entre los dos con más apoyos los días 20 y 21 de julio. Una carrera de la que se puede caer José Luis Bayo al no haber reunido los cien avales necesarios para ser proclamado candidato.

Ante la posibilidad de que haya habido algún «error material» en los datos aportados, como por ejemplo una transferencia que confirme que el avalista está al corriente de pago, la comisión organizadora del congreso extraordinario, que preside Luis de Grandes, concedió ayer al expresidente de Nueva Generaciones de la Comunidad Valenciana un plazo de 24 horas para subsanar sus problemas. El resto de aspirantes -Pablo Casado, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes- sí han pasado el corte.

Todos ellos ya han ido apuntando a lo largo de esta semana por dónde irá su estrategia en una campaña en la que no habrá un debate organizado por el comité designado por la dirección nacional como inicialmente se había propuesto. Los organizadores consideran que con tantos aspirantes no habría una auténtica contraposición de proyectos. Pero sí podría haber un cara a cara, tras la primera vuelta, entre los dos candidatos que se lo jugarán todo en el cónclave de los populares. «Realmente no es un debate, sino una sucesión de intervenciones en las que hay que tasar tiempo, materias...», arguyó De Grandes.

Límite de gasto

Tras reunirse ayer para cerrar flecos, la comisión organizadora anunció que el PP costeará los gastos de los candidatos en su campaña. Eso sí, para ello tendrán que estar «perfectamente tasados y regulados». El partido, además, proporcionará, si así lo requieren un chófer, un coche o una secretaria. Pondrá también todas sus sedes a disposición de los aspirantes. Cualquiera de ellos es libre de organizar actos en hoteles o al aire libre, pero esos mítines no los pagará el partido.

Financiará los gastos de campaña que tendrán que estar «perfectamente tasados y regulados»

De Grandes censuró que algunas estructuras territoriales se hayan puesto ya al servicio de los candidatos al prestar sus locales antes del inicio oficial de la campaña aunque no quiso dar nombres ni lugares. «Presumo que ha sido de buena fe», remarcó el eurodiputado popular, que, tras el tirón de orejas, advirtió de que estarán vigilantes para que «no se pueda favorecer una candidatura concreta». Pablo Casado es el único aspirante que adelantó su campaña y recorre desde el jueves España a la caza del voto de los afiliados. Empezó por Castilla y León.

El comité organizador confirmó asimismo que habrá un límite de gasto que se establecerá en los próximos días para evitar cualquier problema ante el Tribunal de Cuentas, que cuestionó en su día el 'crowdfunding' empleado por la candidatura de Pedro Sánchez durante las primarias del PSOE. Para favorecer la participación entre la militancia bastará con que los afiliados paguen 20 euros hasta el lunes a mediodía para estar al corriente de pago y así poder introducir su voto en la urna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos