Entrevista

Juan Manuel Moreno: «Al bloque del PP, Ciudadanos y Vox se le puede llamar el de los constitucionalistas»

Juan Manuel Moreno posa en la sede del Gobierno andaluz. /J. M. Serrano
Juan Manuel Moreno posa en la sede del Gobierno andaluz. / J. M. Serrano

«La fórmula de pactos en Andalucía no solo se puede, se debe exportar a otros gobiernos locales, autonómicos y de la nación»

MARIA DOLORES TORTOSASevilla

El popular Juan Manuel Moreno (Barcelona, 1970) vive su primer Día de Andalucía como presidente de la comunidad autónoma más poblada de España. Hace poco más de un mes que asumió un reto político mayúsculo: gobernar en un feudo que durante las últimas cuatro décadas solo ha conocido Ejecutivos sociales. Y lo hace, además, al frente de una coalición con Ciudadanos y con el apoyo externo de Vox, una fórmula que podría trasladarse tras el 28 de abril al Congreso.

- Presidente, ¿se lo cree ya o no?

Ya me lo creo, evidentemente. Soy de los que siempre me lo he creído. Puede parecer una frase hecha, pero al final pueden los que creen que pueden. Cuando uno está en una actividad tan dura como la política o tienes una motivación constante y permanente y crees en tus propias posibilidades, o si no es muy difícil asumirlo.

- Teniendo en cuenta que PP y Ciudadanos compiten por el mismo electorado, y Rivera y Casado por ser presidentes, ¿cómo afecta la campaña electoral al Gobierno de la Junta?

Por ahora no ha generado ningún tipo de tensión. Nosotros tenemos un compromiso con el Gobierno de Andalucía y por tanto con los andaluces. Ellos están por encima del PP y de Ciudadanos. Esa es nuestra primera responsabilidad y cualquiera que no haga eso será castigado por los ciudadanos. Evidentemente, cuando hay una campaña electoral siempre se produce una mayor actividad política, excitación de los grupos parlamentarios y, por tanto, siempre hay un poco más de roce o de tensión; eso es lógico y normal. Dentro de eso es legítimo que Ciudadanos trabaje para que su formación saque el mejor resultado posible y nosotros trabajemos para sacar el mejor resultado.

- ¿Se siente cómodo en el traje de barón del PP? Es el presidente de su partido con mayor territorio autonómico.

Es inherente a la responsabilidad. Cuando uno asume la presidencia de una comunidad de 8,5 millones de habitantes, la más poblada de España, pues tiene una responsabilidad, mayormente con Andalucía, pero también con el resto de España.

- Sabemos su compromiso con Pablo Casado, pero ¿qué nivel de comodidad siente con su discurso?

Me siento cómodo con el discurso de mi partido y de mi presidente, como no puede ser de otra manera. Yo tengo sintonía plena con Pablo Casado en lo personal y lo político. También digo que el PP es un partido muy grande donde muchas veces tenemos distintas maneras de enfocar un mismo problema, y eso nos hace diversos.

- Usted viene de una corriente más bien sosegada del PP, mientras que el partido a nivel nacional ha adoptado una línea más a la derecha. ¿Cree que le perjudica?

No, porque al final el partido tiene unas líneas generales, y en esas líneas coincidimos todos. Ya no existen los partidos políticos de dogma de fe, las fuerzas políticas son diversas y plurales. Un partido como el nuestro, la primera fuerza de España, es un partido donde cabe mucha gente: social liberales, democristianos, conservadores...

- ¿Todo ese espectro cabe en la foto de Colón?

Sí. En la defensa de España caben todos. Es uno de los nexos o puntos en común y de encuentro que tiene el partido. Puede haber matices en maneras de gestionar, política social..., pero en lo que no hay ningún tipo de matiz es en la defensa de la unidad de España.

- Los dirigentes del PP del País Vasco no están de acuerdo con que la fórmula de pacto en Andalucía (con Vox) se exporte a otros lados.

No solo se puede, se debe exportar. La única alternativa en muchos municipios y gobiernos autonómicos e incluso el Gobierno de la nación, a este terrible Ejecutivo que tenemos ahora, es la fórmula andaluza. Los españoles tenemos que decidir si queremos a un Pedro Sánchez que es versión 2.0 Zapatero, que ya está haciendo daño a la economía o ralentizando el crecimiento. Y además de todo eso se añade la escasa integridad para defender los intereses de España. A mí me gustaría que el próximo fuera un gobierno solo del PP, pero tal como está el Parlamento, tendrá que ser de tres fuerzas. A ese bloque se le puede poner el nombre de constitucionalista, por ejemplo, porque ahí todos estamos en la defensa de la Constitución, Ciudadanos, PP y Vox.

- Propone un pacto sobre violencia de género ¿cómo se van a compatibilizar posiciones bastante irreconciliables como las del PSOE y Vox?

A mí me gustaría, como en muchos otros temas, que hubiera un pacto andaluz en la lucha contra la violencia de género.

- ¿Pero cree que Vox estaría dispuesto a un pacto sobre ello?

Yo creo que estaría dispuesto. Tendremos que ver de dónde partimos. Probablemente Vox tiene su propia visión de cómo luchar contra la violencia de género. Nosotros tenemos la obligación y devoción de escuchar. Nosotros lo que queremos es sentar a todos y que todos pudieran añadir su visión y que en torno a eso pudiéramos encontrar puntos de encuentro, dejando de lado prejuicios ideológicos y buscando el objetivo principal que, en este caso es proteger y luchar contra la violencia de género. ¿Somos capaces de hacerlo? Evidentemente en este momento no, que estamos en campaña electoral y hay una excitación política. Pero pasadas las elecciones al menos yo lo voy a intentar.

- No ayuda mucho que Vox pida los nombres de los trabajadores de la Junta o supedite su apoyo al presupuesto a que se derogue la ley contra la violencia machista.

Ellos dicen que hay aspectos de la ley que no ven, que consideran que tiene efectos negativos, pero no toda la ley.

«Yo no pongo etiquetas políticas»

El presidente andaluz evita catalogar a Vox como partido de extrema derecha. «Yo no soy de los que pongo etiquetas a ningún partido político», justifica Moreno antes de lamentar que a él los socialistas le han puesto etiquetas a lo largo de toda su carrera política. Para el barón del PP, en cualquier caso, Vox es un partido conservador. «Serán ellos los que tendrán que definirse y lo harán con sus actuaciones», vaticina el nuevo presidente de la Junta de Andalucía.