Policías del 1-O justifican el uso de pelotas de goma por el «odio» de los votantes

Un agente de la Ertzaintza dispara una pelota de goma. /Efe
Un agente de la Ertzaintza dispara una pelota de goma. / Efe

Los policías opinaron que pudo ser una valla lo que impactara en el ojo de Roger Español

CRISTIAN REINOBarcelona

Cuatro escopeteros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, imputados por su actuación durante el 1-O, admitieron este martes durante su declaración ante el juez que dispararon pelotas de goma -prohibidas en Cataluña-, por orden de su superior y siguiendo los protocolos, en los aledaños del Instituto Ramon Llull de Barcelona. En este centro educativo utilizado por la Generalitat como colegio electoral, el joven Roger Español perdió un ojo tras recibir el impacto de una pelota. El agente que disparó aún no ha sido identificado.

Los policías justificaron su actuación por el elevado nivel de hostigamiento, violencia y «odio extremo» que percibieron por parte de los votantes del referéndum hacia las fuerzas de seguridad y aseguraron que no habrían cargado como lo hicieron si los concentrados no hubieran actuado con «gran agresividad», arrojándoles vallas, piedras, monedas y otros objetos.

Hacia el suelo

El abogado de dos de los policías señaló tras la declaración en el juzgado que las pelotas de goma se dispararon en todo momento hacia el suelo, en su modalidad menos lesiva, y siempre por orden del jefe de equipo. Además, Antonio Suárez-Valdés cuestionó que Roger Español fuera lesionado por el impacto de una pelota de goma, ya que en ese momento se estaban lanzando «toda clase de objetos y le pudo dar cualquiera». Los policías opinaron que pudo ser una valla lo que impactara en el ojo de la víctima. Un informe de los Mossos asegura que fue una pelota de goma, disparada a 14 metros y directamente.

El letrado de los policías advirtió, no obstante, de que en ninguno de los vídeos aportados en la causa se puede ver el impacto de una pelota de goma en la víctima y que, justo antes de que el joven cayera lesionado no se oye ningún disparo.

Por su parte, Anaïs Franquesa, abogada de Español, apuntó que tiene identificado qué agente disparó a su cliente pero que le falta su número identificativo por lo que volvió a pedir ayuda a la ciudadanía para conseguir nuevas imágenes. Jaume Asens, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, personado como acusación popular en la causa, abundó en esta idea e instó al Gobierno de Pedro Sánchez a que colabore con la investigación para ayudar a identificar al agente que lesionó a Español. Según Asens, en los alrededores del instituto Ramon Llull se dispararon 17 pelotas de goma.

 

Fotos

Vídeos