Rajoy retoma la actividad laboral sin pronunciarse sobre sus posibles sucesores

Cospedal desvela que ofreció a Feijóo apoyar su candidatura si decidía competir por el liderazgo del PP

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El expresidente del Gobierno ha retomado esta mañana su actividad laboral como registrador de la propiedad en Santa Pola. Poco antes de las diez de la mañana, Mariano Rajoy ha accedido a su nuevo despacho después de haber renunciado el viernes al escaño en el Congreso. «He trabajado muchas veces en mi vida y no estoy nervioso», ha respondido a la prensa tras más de 30 años dedicado a la carrera política.

El aún presidente del PP -lo será hasta el congreso del partido el 20 y 21 de julio- ha rehusado pronunciarse sobre aquellos que aspiran a tomar su relevo al frente de la organización. «Mi posición es conocida -ha recordado-, yo me voy y son los militantes del PP los que tiene que decir democráticamente quién quieren que sea su líder y lo que yo diga es muy poco relevante».

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, durante un paseo esta mañana por el paseo marítimo de Alicante.
El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, durante un paseo esta mañana por el paseo marítimo de Alicante. / Efe

Del mismo modo ha rechazado trasladar recomendación alguna a los seis aspirantes. «No tengo que transmitir nada a los candidatos, salvo lo que les dije, que yo me iba, pero que la vida continúa y que el PP es un gran partido y que estoy seguro de que aquel al que elijan los militantes lo hará muy bien», ha zanjado.

La batalla

La misma noche en la que Alberto Núñez Feijóo renunció a competir por el liderazgo del PP, en el partido dieron por sentado que se desataría la batalla entre María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. El paso atrás del presidente de Galicia lo cambió todo. Y esta mañana así lo ha reconocido la secretaria general de los populares. «Yo creía que el podía presentar su candidatura, hablamos y le ofrecí la posibilidad de apoyar su proyecto si se decidía a encabezarlo», ha confirmado en una entrevista en Telecinco.

El propio Núñez Feijóo reveló ayer que antes de la comparecencia del lunes mantuvo conservaciones con quienes han sido hasta ahora las dos personas de confianza de Mariano Rajoy. «Sí, hablé con las dos. Cospedal me dijo que se iba a presentar. Y Soraya también me llamó y me dijo que probablemente diese el paso que ha dado», desveló tras concluir que el «tren» de la sucesión ha pasado antes de que él zanjara su «compromiso» con Galicia.

En el caso de la exvicepresidenta del Gobierno, también hoy de gira por los medios de comunicación, ha asegurado que tomó la decisión de postularse tras sondear a compañeros de partido que no sólo le aconsejaron presentar su propuesta pensando en el liderazgo del PP, sino en la posibilidad de optar a la Moncloa.

Ahora ambas, juntos a los otros cuatro aspirantes que se disputan el relevo de Rajoy, se lanzarán a una campaña por carretera en busca de cada voto de los afiliados. De momento, sus entornos se han volcado en conseguir el mayor número de avales, los mismos que registrarán hoy en la sede nacional de Génova antes de que a las dos concluya el plazo.

«Estaba segurísimo de que se reincorporaría»

El registrador de la propiedad que durante los últimos 28 años ha ocupado la plaza que tuvo que dejar Mariano Rajoy para incorporarse al Congreso como diputado por Pontevedra, Francisco Gaspar Riquelme, ha afirmado este miércoles que estaba «segurísimo» de que el ya expresidente del Gobierno «se reincorporaría» de nuevo al Registro de Santa Pola, en Alicante, cosa que ha hecho esta mañana.

«Conociéndolo y con su trayectoria personal y política, estaba seguro de que se reincorporaría a la función pública registral, segurísimo», ha destacado en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press en la que ha alabado la decisión de Rajoy, de quien dice ser amigo desde 1978, aunque eso no tuvo nada que ver con que ocupase su plaza temporalmente.

Conforme ha explicado, Rajoy en 1987 estaba dedicado a la política como vicepresidente de la Xunta de Galicia, pero hubo una moción de censura y se reincorporó a la actividad registral, donde permanció hasta 1989, cuando tras nuevas elecciones generales, obtuvo su escaño en el Congreso de los Diputados, y, como manda la ley, se declaró en situación administrativa de servicios especiales, con reserva de plaza y destino. Le correspondió a Riquelme, que estaba en Elche, ocupar ese destino.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos