Sánchez optó por Pepu Hernández tras el rechazo de ministros y exministros

Pepu Hernánez. / EFE

El exseleccionador de baloncesto tendrá que pasar por primarias para ser el candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Pedro Sánchez se sacó de la manga a Pepu Hernández para ser el candidato socialista a la Alcaldía de Madrid después de recibir una decena de calabazas de ministros, exministros y altos cargos del Gobierno y del PSOE. El presidente del Gobierno había confesado a sus colaboradores más cercanos que buscaba un «golpe de efecto» con alguien conocido y trayectoria intachable.

El fichaje se urdió con absoluta discreción. Sánchez no quería repetir el fiasco de Alfredo Pérez Rubalcaba, al que, pese a sus malas relaciones, también ofreció ser el candidato municipal y su rechazo saltó a los medios de comunicación. El exseleccionador nacional de baloncesto, que no es militante socialista, nunca fue la primera ni la segunda ni la tercera opción, pero ese desdoro no fue óbice para que aceptara.

Es más, lo hizo con entusiasmo y este mircoles colgó en su cuenta de Twitter PepuAlcalde: «Buscando jugadores. Te apuntas a mi equipo?» También publicó la carta que envió al secretario general del PSOE de Madrid, en la que explica que se presenta «con humildad e ilusión» para impulsar un proyecto de «progreso y regeneración política» en Madrid.

Nadie por el momento ha levantado la voz en público para criticar la elección. Solo un miembro de la ejecutiva de los socialistas madrileños Pancho Linde no se ha escondido en el anonimato exigido por otros dirigentes, que en privado cuestionan la decisión, y ha puesto algunos peros en su cuenta de Twitter. «Parece –se quejó– que los militantes del PSOE de Madrid no somos tan maduros como para elegir a nuestro candidato a alcalde».

El Gobierno y la plana mayor del PSOE, en cambio, se volcaron para arropar a Hernández. La vicepresidenta Carmen Calvo señaló este miércoles que el aspirante socialista «sabe competir y sabe ganar» y justificó que se haya recurrido a un independiente porque el PSOE de Madrid, como otros partidos, tiene «muy pocos militantes». Cuenta, según el último censo, con 5.000 afiliados.

También las ministras de Hacienda y Economía tuvieron palabras elogiosas. «Es un candidato óptimo», afirmó Nadia Calviño. «Ha demostrado su capacidad de liderazgo», acotó María Jesús Montero. Con Hernández, «el PSOE tiene todas las de ganar», terció el exlíder del PSOE de Madrid y ahora secretario general del grupo socialista en el Congreso, Rafael Simancas. Sánchez apadrinará a su apuesta personal en un acto en la capital este domingo.

De la Rocha

Pero para colgarse el cartel de candidato, el exseleccionador de baloncesto tendrá que ganar las primarias. Primero debe reunir 250 avales de la militancia y después imponerse al otro aspirante, el exdiputado Manuel de la Rocha. Las votaciones se celebrarán el 9 de marzo. De la Rocha recibió con deportividad a su contrincante y reclamó «neutralidad» a la dirección, aunque reprochó a Sánchez su empeño en buscar candidatos fuera del partido. «Es un mal mensaje decir que los independientes son mejores candidatos», señaló en eldiario.es.

Si logra ser el cabeza de cartel, algo que en la dirección federal del partido dan por hecho aunque en la ejecutiva de los socialistas madrileños piden cautela, Hernández se enfrenta a una tarea imposible. De acuerdo a la última encuesta publicada este lunes por Telemadrid, el PSOE es la quinta fuerza en la capital, con un 12,6% de intención de voto, dos décimas por debajo de Vox. Los socialistas no gobiernan Madrid desde 1989, y desde entonces sufren una sangría de votos en cada convocatoria electoral. Han pasado de sumar el 48% de los sufragios en 1983 al 15% en las municipales de 2015.

Pedro Sánchez y Pepu Hernández.
Pedro Sánchez y Pepu Hernández. / EFE

Este panorama es, con toda probabilidad, una de las razones que empujaron a Rubalcaba a decir no a Sánchez. Pero antes de que el exsecretario general del PSOE rechazara la oferta, habían rehusado los ministros Margarita Robles, Fernando Grande-Marlaska, Dolores Delgado y Reyes Maroto; la exministra Beatriz Corredor; la presidenta del PSOE, Cristina Narbona; la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Pilar Llop; y el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes. Algún dirigente socialista apunta a que también se le ofreció el puesto a la escritora Almudena Grandes y al exseleccionador de fútbol Vicente del Bosque.

Más informacióm

 

Fotos

Vídeos