Torra convoca el próximo 16-N a todos los grupos a una mesa de diálogo interno entre catalanes

Torra convoca el próximo 16-N a todos los grupos a una mesa de diálogo interno entre catalanes

El presidente de la Generalitat traslada a Sánchez que Borrell es un obstáculo para el diálogo entre Madrid y Barcelona

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha lanzado esta mañana un guiño hacia el grupo socialista y por extensión hacia el Gobierno central al anunciar la convocatoria de una mesa de diálogo entre los grupos parlamentarios de Cataluña. Un diálogo «sincero y honesto», ha dicho, sobre qué necesita este país de cara al futuro. Pedro Sánchez y Miquel Iceta llevan tiempo señalando que la cuestión catalana, antes de que el Gobierno de la Generalitat pueda exigir una propuesta de solución entre Cataluña y el resto de España, lo que tenía que buscar era el diálogo interno entre catalanes. Rehacer la convivencia interna antes de plantear la búsqueda de una solución. Torra ha accedido a convocar esta mesa para el próximo 16 de noviembre. «Veremos si esta mesa nos sirve para profundizar en el diálogo», ha expresado.

Y es que, se desconoce aún qué partidos participarán. JxCat, ERC, los comunes y el PSC son fijos. Está por ver qué decisión adoptan Cs, el PP y la CUP. Torra, en cualquier caso, ha apuntado que uno de los asuntos a tratar en la mesa es la «búsqueda de una salida para los presos y el derecho de autodeterminación«, lo que ya podría abocar a la mesa a que naciera casi muerta. El presidente de la Generalitat ha insistido además, un día después de presentar el foro de debate sobre el proceso constituyente, que el objetivo de la legislatura es ir de la restitución a la Constitución y que el objetivo de su mandato es claro: «Hacer la república catalana».

Torra, en la sesión de control al Gobierno catalán, ha cargado contra el ministro de Exteriores, Josep Borrell, al que ha reprochado su «espíritu aniquilador» de cónsules. Y ha recordado al presidente del Gobierno que el jefe de la diplomacia española es uno de los «obstáculos más serios para que el diálogo pueda tirar adelante». A su juicio, está obsesionado con combatir al secesionismo. Y ha advertido de que le hará frente con «más política exterior». «Hay que estar más activos y explicar la gravedad del conflicto catalán», ha instado a los suyos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos