Junqueras, los Jordis y Forcadell ingresarán en la cárcel más cómoda de Cataluña

Oriol Junqueras, en una imagen de archivo.

El Gobierno dio ayer también luz verde al acercamiento de Bassa y Romeva, mientras espera el papeleo de los otros tres exconsejeros

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Seis de los nueve líderes independentistas encarcelados en Madrid por su papel en el 'procés' están ya de camino a prisiones catalanas. El Ministerio del Interior ha solventado en solo cinco días toda la burocracia y hoy mismo dio luz verde al prometido traslado del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras (hasta ahora preso en Estremera), los exconsellers Raül Romeva (Estremera) y Dolors Bassa (Alcalá Meco), la expresidenta del Parlament Carme Forcadell (Alcalá Meco), el diputado y expresidente de ANC Jordi Sànchez (Soto del Real) y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart (Soto del Real).

Los otros tres encarcelados, los exconsejeros Joaquim Forn, Josep Rull y Jordi Turull seguirán unos días más en Estremera porque sus abogados no remitieron a tiempo a Instituciones Penitenciarias las peticiones de traslado que en los últimos días han sido consultadas con el Tribunal Supremo.

Junqueras, los 'jordis' y Romeva, según informó la Generalitat, ingresarán en la cárcel más cómoda de Cataluña, el centro penitenciario de Lledoners, en la localidad barcelonesa de Sant Joan de Vilatorrada, a 70 kilómetros de Barcelona. Se trata de la joya de la corona del sistema penitenciario catalán. Inaugurado en 2008, con una capacidad de 929 internos y con una ocupación actual de 684 reclusos, es un centro de referencia porque es la única prisión de Cataluña donde todos los módulos funcionan con el sistema de «participación y convivencia», donde los internos desde 2012 se organizan en comisiones que se escogen mediante votación democrática y que participan activamente en la organización diaria del penal. Obviamente, la reclusión en este centro, está reservada a internos con un comportamiento carcelario ejemplar.

Las dos mujeres presas, Forcadell y Bassa, no tendrán tanta suerte, aunque tendrán un régimen menos estricto que en Alcalá. Serveis Penitenciaris les manda al centro de Puig de les Basses, en Figueras, Gerona. Se trata de un penal muy moderno (2014) con capacidad para 922 internos, aunque en la actualidad solo alberga 734 reclusos. Las dos dirigentes independentistas irán al único módulo de mujeres del centro, que actualmente solo cuenta con 35 reclusas de perfil no conlictivo.

Con la designación de estos centros 'a priori' más amables, Serveis Penitenciaris, sin embargo, ha desatendido las sugerencias de los presos, que pretendían que se primara la cercanía de sus familias a su comodidad. Sànchez pidió que le trasladasen a Quatre Camins; Junqueras y Cuixart a Brians II; Bassa a Girona Mujeres, Forcadell a Barcelona Mujeres, y Romeva al centro de Barcelona.

     La Consejería de Justícia explicó hoy que se «han analizado sus solicitudes de acuerdo con el principio de igualdad que aplica a todos los internos». «Los destinos son los que se han considerado más adecuados», zanjó la Generalitat.

Miércoles o jueves

El acercamiento de Junqueras y los otros cinco líderes independentistas comenzó hoy pasadas las 15:00 horas en medio de un importante dispositivo de seguridad. El departamento que dirige Fernando Grande-Marslaka se limitó a anunciar los movimientos a través de una escueta nota, sin facilitar apenas información, más allá de que Interior espera que los seis reclusos ingresen en los centros de la Generalitat de Cataluña entre el miércoles y el jueves.

Según fuentes penitenciarias, la Guardia Civil, como es habitual, será la encargada de las conducciones por carretera. No estaba todavía decidido si el convoy o convoyes que llevarán a los seis presos a Cataluña harán escala en algún centro penitenciario de Aragón, como suele ser costumbre en los traslados entre Madrid y Barcelona. En Zaragoza, una nueva escolta del instituto armado se hará cargo de la conducción hasta la capital catalana, donde serán los Mossos los que se encarguen de trasladar a cada preso a la prisión designada de Barcelona o Gerona.

Responsables penitenciarios de la administración central destacaron el «tiempo récord» en el que el Ministerio del Interior ha realizado todos los trámites. En solo cinco, días contando con un fin de semana entre medias, ha recibido las peticiones de acercamiento; ha consultado al Supremo las autorizaciones para los traslados; ha reunido a la juntas de tratamiento de Estremera, Soto y Alcalá para aprobar los movimientos; ha contactado con la Generalitat para coordinar las 'conducciones'; y ha montado un operativo de seguridad que involucra a decenas de funcionarios. En otros casos, un proceso así -denuncian- se demora «mucho más allá de un mes».

El traslado se produce cinco días antes del encuentro que mantendrán en la Moncloa Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

 

Fotos

Vídeos