Sicilia, una región dominada por los elementos y la naturaleza salvaje

Sicilia, una región dominada por los elementos y la naturaleza salvaje

La isla más grande del mar Mediterráneo es considerada una de las joyas de Italia, pues guarda paisajes de ensueño y una importante actividad volcánica

ÁLVARO ROMERO

Sicilia es la isla más grande de Italia y también del Mediterráneo, yace separada del continente por el estrecho de Messina mirando de frente a países como Malta o Túnez. El mar Tirreno, Jónico y Mediterráneo bañan su maravilloso literal donde preciosas playas se intercalan con imponentes acantilados.

La estratégica ubicación de Sicilia es una de las causas más importantes de la carga histórica que guarda. Un caramelo para los pueblos más poderosos a lo largo de los siglos, por allí pasaron fenicios, griegos, romanos, árabes, normandos y españoles. Todos ellos dejaron su huella en una región donde el Mediterráneo es el protagonista deleitando con paisajes, olores y sabores únicos e intensos que sólo una naturaleza pura y salvaje es capaz de ofrecer.

Conociendo la isla

Áreas rurales y ciudades históricas conviven con la riqueza natural más variada. El volcán Etna regala imágenes únicas en el mundo y dibuja paisajes fascinantes y rutas de senderismo para que los turistas descubran las entrañas de la montaña y su cráter. Existen otras áreas protegidas donde descubrir gargantas, grutas escondidas y construcciones de piedra lávica.

Sus ciudades más importantes son Palermo y Catania, la primera de ellas hace la función de capital y ambas se levantan pegadas al litoral. Sin embargo, las urbes más importantes de la isla, en cuanto a riqueza histórica y artística se refiere, son Agrigento y Siracusa. Las dos forman parte de la lista Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Agrigento es una bella población que ofrece multitud de atracciones y lugares para visitar, como la tumba del Príncipe de Sant Angelo, la barroca localidad de Naro, los bellos lugares arqueológicos de Licata o el conocido Valle de los Templos. Todo ello unido a su exquisita gastronomía que brinda pescados y quesos locales, además de fresas y vinos Denominación de Origen.

Siracusa se divide en dos partes, la Neápolis y la Isla de la Ortigia, que alberga el centro histórico. Allí destacan el Anfiteatro Romano, el Teatro Griego, la Fuente de Aretusa y las Catacumbas de San Giovanni. Sin olvidar la Catedral de Siracusa, el Castillo de Maniace y las diferentes grutas de sus alrededores.

Gracias a ellas Sicilia es una fuente inagotable de arte, cultura e historia, tierra de inspiración para artistas y escritores que encontraron allí un lugar ideal para aprovechar su inspiración. Además el visitante puede disfrutar de diferentes tratamientos termales gracias a sus aguas terapéuticas, una excusa más para visitar la isla.

El archipiélago de fuego

Además del agua y la tierra, el fuego es el otro elemento protagonista pues Sicilia alberga varios volcanes, algunos de los cuales aún siguen activos como el Etna o el Stromboli. El primero de ellos se ubica en la parte oriental de la isla muy cerca de Catania. El segundo se hace fuerte en el archipiélago de las Eolias, siete islas volcánicas situadas en el Tirreno y bautizadas así por el carácter extremadamente ventoso de la región.

Descubrir estas islas es el plan perfecto para los más aventureros, mezcla de mar y montaña entre paisajes llenos de color donde encontrar aldeas interiores y poblados de pescadores. Su suma belleza no pasó desapercibida para la UNESCO que en el año 2000 las seleccionó para formar parte de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad.

La actividad volcánica, representada en cada una de las formaciones terrestres, fue la creadora de este archipiélago que parece diseñado a conciencia por la naturaleza. Allí es posible descubrir fondos marinos de ensueño, disfrutar de playas de arena negra y aguas cristalinas o caminar entre caprichosas formaciones geológicas fruto de las erupciones y la erosión. Todo ello adornado siempre por aldeas encaladas, barquitas de colores y verdes campiñas. La deliciosa gastronomía local a base de pescado fresco pone la guinda a una visita para el recuerdo.

 

Fotos

Vídeos