19.000 vehículos diarios se beneficiarán del fin del peaje de la AP-1

Intensidad Media Diario de tráfico en la AP-1 Burgos-Armiñón./FS/ICAL
Intensidad Media Diario de tráfico en la AP-1 Burgos-Armiñón. / FS/ICAL

La vía registra un incremento 1,54% del tráfico en los primeros cinco meses de 2018 a medio año de que expire la concesión

J.A./ ICAL

El fin de la concesión de la autopista AP-1 entre Burgos y Armiñón (Álava) beneficiará a los 19.000 conductores que recorren de media cada día los 84 kilómetros de esta vía de peaje, en la que el tráfico pesado representa cerca del 20 por ciento del total de usuarios. Además, la vía registra un incremento del 1,54 por ciento de los vehículos que utilizaron este corredor en los primeros cinco meses del año.

La decisión del Ministerio de Fomento de no renovar la vida útil del contrato con Europistas, a partir del 30 de noviembre, responde a una demanda unánime de las Cortes de Castilla y León, la Plataforma de Afectados por la N-I, entre otros colectivos, como los transportistas. Además, deja en suspenso el acuerdo adoptado entre la Junta y el Gobierno para bonificar el desvío de camiones a esta vía de pago desde la N-I.

En concreto, la intensidad media diaria de la AP-1 se situó en los 19.948 vehículos durante 2017, lo que supuso un tres por ciento más que un año antes, cuando se quedó en 19.374. También el tráfico pesado aumentó un 4,9 por ciento, hasta los 3.445 el pasado ejercicio. Todo ello supuso un incremento generalizado por cuarto año consecutivo.

De la misma forma, entre enero y mayo, los usuarios de esta vía aumentaron un 1,54 por ciento, hasta situarse de media en los 16.606 diarios. Todos los meses han sido positivos, excepto abril, en el que los vehículos de esta vía de peaje se redujeron un 11,94 por ciento respecto a 2017. También febrero dejó una leve rebaja del 0,36 por ciento, que han compensado los incrementos del seis por ciento de enero o del 14,4 por ciento de marzo. También en mayo crecieron un 4,75 por ciento, hasta los 17.709.

Actualmente, entre Burgos y Arminón, los camiones, con o sin remolque, con un total de cuatro ejes o más y los turismos, furgones, furgonetas y microbuses (todos ellos de dos ejes, cuatro ruedas), con remolque de dos o más ejes y, al menos, un eje con rueda gemela, tienen que abonar 13,2 euros por el peaje. De la misma forma, la concesionaria aplica a los autocares, con o sin remolque, con un total de cuatro ejes o más, un peaje de 25,3 euros.

Los camiones de dos ejes, con remolque de un eje y los de tres ejes y los turismos, furgones, furgonetas y microbuses (todos ellos de dos ejes, cuatro ruedas), con remolque de un eje con rueda gemela (doble neumático) pagan 13,2. También los autocares de dos ejes, con remolque de un eje y los de tres ejes, 23,3. Los vehículos ligeros -turismo sin remolque o con remolque sin rueda gemela (doble neumático), furgones y furgonetas de dos ejes (cuatro ruedas), microbuses de dos ejes (cuatro ruedas) y motocicletas con o sin sidecar- abonan 12,25 euros.

Acuerdo en suspenso

Por unanimidad, las Cortes aprobaron en la sesión plenaria del 20 de septiembre de 2017 que la Junta se dirigiera al Gobierno de España para que no prorrogara la concesión de la autopista de peaje AP-1 y a implementar las acciones necesarias para que a partir del 1 de diciembre de 2018 fuera gratuita. Además, invitaron al Gobierno autonómico a incentivar el desvío de «tráfico pesado» de la N-I a esta vía hasta que se mantuviera el peaje.

Por ello, la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Fomento acordaron meses después, en noviembre del pasado año, bonificar el desvío de vehículos pesados de la N-I a la AP-1. De hecho se pactó el desvío obligatorio para los vehículos pesados del tipo 2 -camiones de cuatro o más ejes- que circulen en el tramo de la autopista AP-1 entre Castañares (salida 1) y Armiñón (salida 7). Esta medida se adoptó después de que fallecieran cinco personas de una misma familia francesa, al producirse una colisión entre un camión y un turismo, en la carretera N-I, en Pancorbo (Burgos).

Las bonificaciones que recibirían los vehículos desviados sería de un 75 por ciento cuando utilizaran dispositivos de telepeaje y del 71,23 por ciento para el resto de vehículos pesados tipo 2. El importe de la bonificación iba a ser compensado a la concesionaria de la autopista, Europistas, por la Junta y el Ministerio, lo que exigía una aportación de la Administración autonómica de un millón de euros.

A finales de 2015, el Gobierno ensayó una política de descuentos, que supuso un desembolso del Ministerio de Fomento de unos 30.000 euros diarios para compensar a las concesionarias de estas dos vías de pago. Un total de 369.052 vehículos circularon entonces por el tramo de la AP-1, entre Rubena y Armiñón, lo que supone un 11,4 por ciento más, frente a los 331.261 de un año antes. El ahorro estimado por el Ministerio para este tramo fue de 9,46 euros por vehículo y recorrido. Los transportistas que utilizaron la alternativa de pago se ahorraron diez minutos con respecto a los 54 previstos para el recorrido por la N-I.

Constructoras en contra

La patronal constructora Seopan ha pedido al Ministerio de Fomento que se mantenga el peaje en la autopista AP-1, que une Burgos con Armiñón (Álava), ya que «sería inasumible mantener un mínimo nivel de servicio en la autopista«. Advierte de que su vía alternativa, la N-I, tiene un tráfico muy importante de camiones que se podría trasladar a la autopista si fuera gratuita.

De hecho, según las estimaciones de Seopan, si se liberara el peaje el 30 por ciento del tráfico de la autopista podría llegar a ser de vehículos pesados, con unos 8.000 vehículos de este tipo al día. Otro factor que se debe tener en cuenta, según la patronal, es que una parte muy significativa del tráfico de la autopista es de vehículos extranjeros, que sí deben pagar peajes tanto en Francia como en Portugal.

Asimismo, Seopan calcula que el mantenimiento del peaje puede ahorrar a los contribuyentes unos 300 millones de euros, ya que además de los costes de mantenimiento la autopista tiene pendientes inversiones para, entre otras cosas, implantar el tercer carril en toda la infraestructura.

Desde 1978

La concesión de la autopista Burgos-Cantábrico (Málzaga) fue otorgada en 1974 a la sociedad Eurovias Concesionaria Española de Autopistas, S.A. En febrero de 1978 se abrió al tráfico el primer tramo de la autopista comprendido entre los enlaces de Rubena y Briviesca de 30 kilómetros de longitud. En 1994 se segregaron de la concesión los tramos Armiñón-Urbina y Urbina-Málzaga por lo que en adelante la autopista quedo formada por el tramo actualmente existente entre Burgos y Armiñón.

En marzo de 2000, Europistas, concesionaria de la autopista Bilbao-Behobia, y Eurovias se fusionaron mediante la absorción de la segunda por la primera y extinción de Eurovias. Como consecuencia, la concesión de la autopista AP-1 pasó a ser titularidad de Europistas. En 2007 se constituyó la sociedad AP-1 Europistas Concesionaria del Estado, S.A.U. a la cual se transmitió la titularidad del contrato de concesión de la autopista, sociedad que ostenta dicha titularidad hasta ahora.

Enlaza con 84,3 kilómetros el centro y sur peninsular con la frontera francesa formando parte del itinerario, muy transitado, que comunica la península Ibérica con el centro de Europa. La mayor parte del tráfico es de largo recorrido, con marcado carácter estacional, un alto porcentaje de vehículos extranjeros y un alto componente de vehículos pesados. Debido a la orografía montañosa por donde discurre el trazado, dispone de tres túneles con una longitud de 1.314 metros.

Este corredor formado por la N-I y la AP-1 forma parte de dos itinerarios incluidos en la red de Carreteras Europeas: la E05 (de Greenock, Reino Unido, a Algeciras) y la E80 (de Lisboa, Portugal, a Gürbulak, Turquía).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos