La antigua AP-1 supera la prueba del Puente de la Constitución con retenciones puntuales

La circulación de vehículos en el peaje de Castañares ha sido densa pero sin incidentes esta tarde. /Gabriel de la Iglesia
La circulación de vehículos en el peaje de Castañares ha sido densa pero sin incidentes esta tarde. / Gabriel de la Iglesia

La mayor intensidad de tráfico se ha registrado hoy en el peaje de Castañares, sentido Vitoria, con una media de 3.500 vehículos a la hora

AYTHAMI PÉREZBURGOS

La primera gran prueba para la A-1 (antigua AP-1) ha tenido lugar en este Puente de la Constitución que ya queda atrás. A las 15 horas del miércoles 5 de diciembre arrancó la operación especial de tráfico de este puente que hoy concluye. La antigua autopista ha superado con normalidad la jornada de regreso de estos días festivos, exceptuando alguna retención puntual que no se ha alargado excesivamente en el tiempo.

Hoy por la tarde, sobre las 17:56 horas se producían dos retenciones o congestiones por circulación irregular desde el kilómetros 242, a la altura de Burgos, hasta el kilómetro 240, en Castañares. Lo mismo ocurría desde el kilómetro 12, a la altura de Quintanapalla, hasta el kilómetro 2, en Castañares, en sentido Armiñón. Pero estas retenciones no se han alargado en el tiempo y unos 40 minutos después de dar el aviso, la Dirección General de Tráfico (DGT) ya no advertía de ellas.

El antiguo peaje de Castañares ha sido el punto de la antigua autopista donde más intensidad de vehículos se ha registrado en la jornada de regreso de hoy. A las 18 horas, en sentido Vitoria, la intensidad de tráfico era de 3.500 vehículos a la hora , cuando en el día de ayer la cifra máxima de este parámetro no superó los 750 vehículos a la hora. El jueves 6 de diciembre sí presentaba un aumento del tráfico llegando en sus máximos a los 1.750 vehículos por hora.

En este mismo punto del antiguo peaje de Castañares pero en sentido Madrid, la intensidad de tráfico presentaba cifras mucho menores. A las 18:00 horas de hoy se ha registrado una media de 1.800 vehículos a la hora, en el día de ayer la máxima intensidad fue de 900 vehículos a la hora y el jueves 6 de diciembre la cifra subió hasta un máximo de 2.500 vehículos a la hora. Según la DGT, el 95% de los transportes que han pasado por Castañares han sido vehículos ligeros. Aunque también se ha podido ver a algún camión esta tarde circulando por la A-1.

La mayor parte de los vehículos desplazados por la antigua AP-1 han sido ligeros pero también se ha visto algún camión en la operación retorno.
La mayor parte de los vehículos desplazados por la antigua AP-1 han sido ligeros pero también se ha visto algún camión en la operación retorno. / Gabriel de la Iglesia

En el punto de entrada a Burgos conocido como Nudo Landa de la autovía A-1. A las 18:30 horas, en sentido Madrid, la intensidad del tráfico era de 1.860 vehículos a la hora siendo el 83% de estos vehículos ligeros. En este mismo punto pero en sentido norte, la A-1 presentaba, a las 18:30 horas, cifras inferiores cercanas a los 540 vehículos a la hora, siendo el 100% de estos ligeros.

Mientras, en el antiguo peaje de Rubena, ahora autovía A-1, la intensidad de tráfico a las 18:30 horas en sentido Vitoria era de 1.000 vehículos a la hora siendo el 90% ligeros. En este mismo punto y a la misma hora pero en sentido Madrid, la intensidad ha sido de 420 vehículos hora, siendo el 100% ligeros.

En el Puente de la Constitución la DGT desarrolla en las carreteras españolas uno de los operativos más complejos. En estas fechas coinciden desplazamientos cortos y largos, sin que desaparezca del todo el tránsito de mercancías, y a esto se suman desplazamientos escalonados, ya que no todo el mundo ha disfrutado de cuatro jornadas festivas seguidas.

Para este puente que dejamos atrás la DGT preveía un total de 115.000 desplazamientos por las carreteras de la provincia. Cifras similares a las registradas habitualmente en estas fechas pero, en este caso, la operación especial viene condicionada por la reciente liberalización de la antigua AP-1. La retirada de las barreras de los peajes ha implicado una redistribución de la circulación en el corredor Burgos-Miranda en detrimento de la N-1 e incrementándose en la ahora A-1. Desde la Subdelegación del Gobierno se ha prestado una especial atención a las consecuencias inmediatas de la liberalización.