Asaja reclama un mejor etiquetado de los lechazos para evitar el «fraude» de vender productos extranjeros como burgaleses

La fiesta reivindicativa se celebrará el próximo 14 de septiembre por vigésima vez./CC
La fiesta reivindicativa se celebrará el próximo 14 de septiembre por vigésima vez. / CC

La fiesta reivindicativa de Fresno del Río Tirón, que tendrá lugar este sábado, volverá a pedir que «se reconozca el lechazo de Burgos cuando vamos al supermercado a hacer la compra»

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Burgos reclama que el etiquetado de los lechazos identifique claramente el lugar de procedencia de los lechazos para evitar el «fraude» de que vendan en las carnicerías y supermercados un producto extranjero como burgalés. «Que se reconozca como lechazo de Burgos cuando vamos a la compra», ha manifestado el presidente provincial de la organización agraria, Esteban Martínez.

El directivo de Asaja ha explicado que esta reclamación pretende que el consumidor no se lleve a engaño y elija, cuando así lo desee, los animales criados en tierras burgalesas y no aquellos importados de países como Turquía «que no han pasado las exigencias sanitarias que se piden a los ganaderos de la provincia».

En épocas como la Navidad, el porcentaje de lechazos extranjeros ronda el 50% según ha comentado Martínez, de ahí que pidan distinguirlos como a los productos lácteos, que desde principios de 2019 debe tener señalado claramente el origen de su leche.

Esta petición, un año más, volverá a ser el epicentro de la vigésima fiesta reivindicativa del lechazo de Burgos, que se desarrollará este sábado, 14 de septiembre, en la localidad de Fresno del Río Tirón. Además, reclamarán de nuevo precios justos para los ganaderos del sector ovino, que, a juicio del presidente de Asaja, «es el peor pagado» y «no está remunerado correctamente para lo exigente de la actividad». De hecho, ha añadido que las pequeñas explotaciones están cerrando y están creciendo las granjas de 600, 800 o 1.000 cabezas, «que son las únicas que son rentables».

Pero la fiesta protesta tendrá también una parte más alegre, sobre todo para el estómago, ya que se degustarán 250 kilos de lechazo elaborados por 25 cuadrillas y familias. La carne comenzará a cocinarse a las 9:00 horas y el acto protocolario arrancará a las 13:00 horas. Posteriormente, los asistentes podrán probar el plato típico castellano. El año pasado acudieron 400 personas, una cifra que el alcalde de Fresno del Río Tirón, Plácido Martínez, espera superar.