CSIF denuncia la «grave deficiencia» de los parques de bomberos voluntarios de la Diputación

Bomberos intentan soforcar el fuego de la nave de paja en Melgar de Fernamental. /BC
Bomberos intentan soforcar el fuego de la nave de paja en Melgar de Fernamental. / BC

Una dotación de bomberos del Ayuntamiento de Burgos tuvo que acudir el 1 de mayo a sofocar un incendio en una nave de paja de Melgar de Fernamental ante la inoperancia del servicio de extinción de incendios de la institución provincial

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Burgos denuncia, una vez más, «una grave deficiencia» de la gestión del sistema de voluntarios contra incendios de la Diputación Provincial que, de nuevo, ha vuelto a fallar.

El pasado miércoles, primero de mayo, unas cuatro horas después de iniciarse un incendio en una nave de paja de la localidad de Melgar de Fernamental, se tuvo que llamar al Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) del Ayuntamiento de Burgos para hacer frente al siniestro, producido fuera del radio del parque municipal.

El fuego se inició hacia las 17:00 horas y, tal como señala el protocolo, se llamó al parque de voluntarios de Diputación más cercano, el de Villadiego, donde sólo se movilizó a un voluntario, incumpliéndose la Ley de Riesgos Laborales y poniéndose en peligro al propio voluntario, así como a los bienes de los ciudadanos.

El siguiente parque en movilizar fue Castrojeriz, del que no acudió ningún voluntario. «Después, ya pasado un tiempo considerable, cuando los primeros minutos son imprescindibles para el mejor control del siniestro y su pronta extinción, en la lista correspondió movilizar al parque de Santa María del Campo, del que acudieron cuatro voluntarios, ya con el incendio muy desarrollado», explica CSIF.

Ante el enorme riesgo de que el fuego se propagase a naves colindantes con ganado, debido al retraso de los bomberos voluntarios, el responsable de Diputación solicitó la ayuda de los bomberos del Ayuntamiento de Burgos a las 21:00 horas, que acudieron con una dotación de seis bomberos profesionales y un vehículo de altura, dando por terminada la extinción a las 01:00 horas del día 2.

CSIF quiere dejar claro que el SEIS de Burgos «ni son ni pueden ser los bomberos de la provincia. La Diputación está haciendo una clara dejación de sus obligaciones en servicios de extinción de incendios en la provincia, poniendo en peligro a voluntarios escasamente formados, sin garantías para atender a los siniestros y a los propios ciudadanos, a sus bienes y negocios».