Desarticulado un grupo criminal al que se le atribuyen cerca de un centenar de robos en el Alfoz

Se han intervenido decenas de objetos. /GIT
Se han intervenido decenas de objetos. / GIT

La Guardia Civil detiene a cuatro personas, que ya están en prisión | Actuaban en la zona de Cardeñadijo, Cardeñajimeno, Ibeas y Castrillo del Val

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo especializado en robos en merenderos y segundas residencias que venía actando de manera sistemática desde el primer trimestre del año pasado en el Alfoz de urgos, concretamente, en los municipios de Cardenñadijo, Cardeñajimeno, Castrillo del Val e Ibeas de Juarros. La operación, denominada 'Rejón', ha tenido como resultado la detención de J.M.O.B, de 32 años de edad; M.E.H.B, de 21; R.A.N, de 19; y S.A.A., de 30. Dos son de nacionalidad española, mientras que los otros dos son extrajeros. Todos fueron detenidos el pasado martes y el miércoles ingresaron en prisión provincial.

Según ha explicado esta mañana el teniente coronel Alfonso Martín, la operación dio comienzo el año pasado a raíz de la proliferación de denuncias por robo registradas en varios municipios del Alfoz. Una vez acreditado el incremento de hechos delictivos en la zona, la Comandancia de la Guardia Civil decidió incrementar su presencia, si bien, durante meses apenas hubo resultados.

Sin embargo, poco a poco se fueron localizando indicios hasta que los investigadores consiguieron identificar a los cuatro miembros de la banda, que finalmente fueron detenidos el martes. Ese mismo día, los agentes practicaron dos registros domiciliarios. En el primero, efectuado en una vivienda de la calle La Paloma en la que residían el líder de la banda y su pareja sentimental (J.M.O.B. y M.E.H.B.), se encontraron numerosos objetos de procedencia ilícita. Posteriormente se practicó un segundo registro en un domicilio de San Millán de Juarros, que era utilizado como base de operaciones.

En ambas viviendas se han encontrado numerosos objetos personales, la mayor parte de ellos de escaso valor económico, pero de fácil salida en el mercado y a su vez muy complicados de rastrear, como herramientas, electrodomésticos, menaje, dinero, móviles o monedas antiguas.

De momento, la Guardia Civil tiene acreditada la participación del grupo criminal en un total de 14 robos, si bien, los investigadores atribuyen a los cuatro detenidos la autoría de alrededor de un centenar de robos, a tenor del volumen de denuncias presentadas. Aunque «nunca se puede dar nada por cerrado», Martín ha descartado nuevas detenciones.

Modus Operandi

Según ha explicado el teniente coronel, la forma de actuar del grupo era hasta cierto punto «anárquica», pero a su vez organizada, lo que dificultaba el seguimiento por parte de los agentes. En primer lugar, los detenidos localizaban posible sobjetivos, siempre residencias o merenderos deshabitados en el momento del robo. Tan sólo en una ocasión había moradores en la vivienda, aunque se trató de un «error» de la banda, que escapó del lugar.

Una vez localizados los objetivos, el líder del grupo se acercaba en bicicleta al lugar, accedía a las viviendas forzando las rejas de las ventanas y robaba todo lo que veía a mano, a menudo sin importar su valor. Una vez con los objetos ya en su poder, los escondía en algún lugar de la zona para que, horas después, otros dos miembros de la banda los recogieran. Posteriormente, el cuarto miembro se dedicaba a dar salida a los objetos robados en tiendas de compraventa de segunda mano.

Esta circunstancia añade una complicación a mayores, toda vez que el seguimiento de los objetos es muy difícil una vez han pasado por el mercado. De hecho, la Guardia Civil considera que los objetos intervenidos en los registros no son sino una pequeña parte del botín total.

En este sentido, el teniente coronel ha hecho un llamamiento a las víctimas de los robos para que definan mejor los objetos sustraídos, aportando detalles que permitan localizarlos. De hecho, dada la situación, todos los efectos recuperados permanecerán expuestos en el Acuartelamiento de la Avenida Cantabria para que aquellos interesados puedan acreditar su pertenencia.