El curso de formación 'Arte en madera' restaura piezas de tres iglesias provinciales

Alumnos de los cursos de formación dual. /APM
Alumnos de los cursos de formación dual. / APM

Esta formación, junto con la de 'Senda arboreto', está financiada por la Diputación y la Junta y ha instruido a 16 personas

AYTHAMI PÉREZBURGOS

La Junta de Castilla y León y la Diputación han entregado hoy los diplomas acreditativos que certifican la finalización de dos talleres de formación dual, 'Senda arboreto' y 'Arte en madera'. En total han sido 16 los alumnos que han participado en estas formaciones, ocho por cada curso.

El Programa Mixto de Formación y Empleo 'Senda arboreto', al igual que el de 'Arte en madera', inició su andadura el 16 de mayo de este año, con una duración de seis meses y un total de 900 horas. La planificación del programa se ha configurado como un programa mixto que combina la realización de acciones que incluye una formación teórica en alternancia con trabajo efectivo, a partes iguales, a través de la ejecución de obras o servicios de utilidad pública e interés social.

César Rico, presidente de la Diputación, ha explicado que los alumnos del curso 'Senda arboreto' han actuado mejorando el entorno de Fuentes Blancas «es un espacio muy amplio y necesita muchos cuidados para que esté en buen estado». Además, los alumnos de la formación 'Arte en madera' han actuado en tres iglesias de la provincia que presentaban piezas con necesidad de ser restauradas. Se ha actuado en el retablo de la iglesia de la Natividad en Revillaruz, en la imagen de la Piedad de la iglesia de Saldaña y en la puerta de la sacristía de la iglesia de Rioseras. «Recuperamos patrimonio y la gente se forma», ha apuntado Rico.

Estos programas mixtos de formación y empleo están promovidos por la Diputación y cofinanciados por la Junta. Rico ha detallado que el presupuesto de cada uno de los cursos es de 167.000 euros, de los cuales 63.000 euros son aportados por la Junta y el resto procede de recursos propios de la institución provincial. «Es importante porque esto es una oportunidad para incorporar al mercado de trabajo a personas que tienen dificultades», ha señalado el presidente provincial.

Estos cursos están destinados a alumnos jóvenes menores de 35 años, preferentemente sin cualificación y a mayores de 45 años, especialmente quienes carecen de prestaciones y presenten cargas familiares, y parados de larga y muy larga duración, con especial atención a aquellos que han agotado sus prestaciones y las personas en riesgo de exclusión social.

El objetivo de estos cursos ha sido cualificar profesionalmente a los participantes en acabado de carpintería y mueble y, por otra parte, en la instalación y mantenimiento de jardines y zonas verdes. Los alumnos han adquirido competencias profesionales para que puedan acceder con mayor facilidad al mercado laboral.

En lo que va de legislatura, la Junta y la Diputación han realizado 12 de estos cursos en los que se ha formado a unas 150 personas. «Este es uno de nuestros pilares de las políticas activas de empleo porque se otroga un certificado de profesionalidad y más oportundiades de trabajo. Por ejemplo, este año uno de los alumnos no ha acabado el curso porque ha encontrado trabajo», ha apuntado Baudilio Fernández-Mardomingo, delegado territorial de la Junta en Burgos, «el trabajo parece que se está moviendo pero a los que no tienen ninguna clase de estudio o certificado les cuesta acceder», ha matizado.

 

Fotos

Vídeos