El Grupo Socialista se opone a la cesión de la octava planta del Hospital Divino Valles a las Hermanas Hospitalarias

David Jurado, portavoz del PSOE en la Diputación. /GIT
David Jurado, portavoz del PSOE en la Diputación. / GIT

Los socialistas se han abstenido en la votación de la convocatoria pública de subvenciones para la Restauración de Iglesias 2019-2020

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Grupo Provincial Socialista se opone a la cesión de la octava planta del Hospital Divino Valles a las Hermanas Hospitalarias de Burgos para la ubicación provisional de su centro asistencial que ha aprobado la Comisión Provincial de Arquitectura de la Diputación.

David Jurado, portavoz del PSOE en la institución provincial, critica la gratuidad de este acuerdo para la congregación beneficiaria, puesto que considera que «la actividad para la que se cede el espacio es privada» y ha añadido que este convenio «ha sentado un mal precedente», porque abre la puerta a que cualquier iniciativa privada pueda reclamar una superficie gratuita en el Divino Valles.

Otro motivo por el que el Grupo Socialista ha votado en contra de este acuerdo es que, aunque el mismo establece que las Hermanas Hospitalarias deben dejar el espacio en las mismas condiciones en las que lo encuentren cuando dejen de usarlo, «ahora deben hacer obras para adaptarlo y no han presentado ni un proyecto o memoria, por lo que la Diputación desconoce qué actuaciones van a acometer, cómo y cuándo, según nos han contestado en la Comisión», explica Jurado.

En la misma sesión, el PSOE se ha abstenido en la votación de la convocatoria pública desubvenciones para la Restauración de Iglesias 2019-2020, después de que el PP «se cargara la del ejercicio 2018», como ha recordado el diputado provincial Javier Lezcano, quien considera que esta institución «sigue regalando dinero a la Iglesia, que no corresponde con la misma generosidad a nuestros pueblos», señala. De hecho, esta convocatoria, conocida como el 'Convenio de las goteras', está dotada con 1.400.000 euros, de los que la Diputación aporta un millón de euros y el Arzobispado de Burgos, 400.000 euros.