Ni un niño sin juguetes por Navidad en Burgos

Los voluntarios de La Caixa se encargan de la logística para que los juguetes lleguen a los niños burgaleses. /APM
Los voluntarios de La Caixa se encargan de la logística para que los juguetes lleguen a los niños burgaleses. / APM

La Diputación y la Asociación de Voluntarios de La Caixa se unen por octavo año para repartir 304 regalos a niños de 86 localidades burgalesas

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

304 juguetes para 152 niños y 152 niñas de 86 localidades de la provincia de Burgos. Detrás de cada número hay un pequeño que, gracias a la campaña 'Ningún niño sin juguete', podrá disfrutar de unas navidades un poco más mágicas. La Asociación de Voluntarios de La Caixa y la Diputación de Burgos vuelven a desarrollar esta Navidad la octava edición de esta campaña solidaria.

La finalidad es que la mayor parte de los niños burgaleses de la provincia tengan regalos en estas fechas. Los voluntarios de La Caixa, gracias a la colaboración de los Centros de Acción Social (CEAS), consiguen llegar a aquellos niños con menos oportunidades para que su Navidad sea un poco más dulce y menos dura. En total se repartirán 304 juguetes para 304 niños de edades comprendidas entre los 0 y los 12 años.

Los CEAS, dependientes del departamento de Bienestar Social de la Diputación, están en contacto directo con la población y conocen las necesidades de los vecinos de los pueblos. Estos trabajadores han sido los encargados de seleccionar a los niños que recibirán estos juguetes. Los voluntarios de La Caixa son los encargados de la logística.

Como ha señalado el presidente de la Diputación, César Rico, «niños de 86 localidades burgalesas van a tener la oportundiad de que los Reyes Magos lleguen a sus hogares. Desde el departamento de Bienestar Social se quiere cumplir con los objetivos de solidaridad y el principio de igualdad». Con esta campaña se pretende que las familias que están en riesgo de exclusión social o que no tienen recursos suficientes puedan pasar unos días más amables.

Julio Velasco, delegado de la Asociación de Voluntarios de La Caixa en Burgos, reconoce que para ellos «los niños son un colectivo que cuidamos durante todo el año. Así lo hacemos también cuando comienza el curso escolar. El juguete es un detalle pero es una forma de que haya equidad». En este sentido, Velasco señala que el núcelo más importante de voluntarios está en la capital burgalesa pero quieren llegar a las poblaciones pequeñas y «gracias a los CEAS lo estamos consiguiendo». Para estos voluntarios, llegar a los pueblos burgaleses es importante porque «es una forma más de ayudar a que la sociedad de la provincia esté más afianzada y para ello es muy importante cuidar de los niños».