El plan de prevención de incendios en las zonas rurales no se está ejecutando por falta de vehículos

Carmen Miravalles, diputada provincial del Psoe, y Antonio Araúzo, alcalde de Pradoluengo/AH
Carmen Miravalles, diputada provincial del Psoe, y Antonio Araúzo, alcalde de Pradoluengo / AH

Los 36 trabajadores contratados por la Junta no están realizando las tareas de prevención de incendios | El PSOE denuncia que deberían haber empezado el 14 de junio pero no ha sido posible

ALBA HERRERO

Los diputados socialistas Carmen Miravalles y Antonio Araúzo denuncian la falta de previsión de la Diputación por no tener disponibles los vehículos para transportar a las cuadrillas forestales hasta sus zonas de actuación en la provincia. La duración de los contratos de estos trabajadores es de seis meses pero ya han perdido tres semanas. Este plan lleva ejecutándose desde hace cinco años y siempre ha sido satisfactorio pero este año, por causas que se desconocen, no ha podido llevarse a cabo por el momento. Además, realizan otros trabajos de mejora ambiental en los entornos rurales como despejar las sendas, permitir la accesibilidad a las zonas de pesca y actuaciones en montes de las localidades.

La Junta de Castilla y León ofrece una subvención para realizar estos trabajos de mejora del medio rural y consiste en emplear a 36 trabajadores. La falta de vehículos es el principal problema que se han encontrado para poder llevar a cabo estos trabajos. «Todavía no han empezado a trabajar en las zonas que tienen asignadas. Estuvieron un par de días haciendo un curso de prevención de riesgos y el resto, no han salido a trabajar y han seguido haciendo cursos», ha informado Araúzo, alcalde de Pradoluengo, y añade que «el problema es que al parecer no tienen vehículos, lo cual demuestra una imprevisión grande por parte del equipo de Gobierno de la Diputación».

Este malestar ya se ha generalizado en el resto de ayuntamientos que ven muy necesario el plan de prevención de incendios, sobre todo los municipios que tienen montaña, ya que si se propaga un incendio podría destruir los pueblos. Los sectores donde ya se deberían de haber empezado con los trabajos son Burgos oeste, Demanda norte, Demanda sur, la zona del Ebro-Bureba, Lerma, el Alfoz de Burgos, las Merindades y la Ribera.

De momento, no se sabe cuándo van a empezar estos trabajos, lo que supone que las jornadas laborales se están perdiendo y es un dinero que no se está utilizando correctamente. Esto provocaría que los plazos de actuación se alarguen si no se pone remedio inmediatamente o que se amplíen los contratos de trabajo que supondría un coste añadido para poder finalizar los trabajos. «Estamos dejando pasar un tiempo muy valioso ya que ahora es cuando mejor se puede trabajar en las tareas de desbroce y siega porque después el terreno está más seco y si no se hace ahora, aumentará el riesgo de incendios», ha asegurado el edil.