La remodelación de San Salvador de Oña se aprueba por unos 499.000 euros y su finalidad es un uso cultural y turístico

Monasterio de San Salvador de Oña. /Gabriel de la Iglesia
Monasterio de San Salvador de Oña. / Gabriel de la Iglesia

La segunda fase de remodelación, con un plazo de ejecución de 12 meses, se centrará en el Patio de San Íñigo y en el Claustro Romano, donde se mejorarán los accesos y se retirarán las barreras arquitectónicas

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La Junta de Gobierno de la Diputación de Burgos ha aprobado el proyecto básico y de ejecución de restauración del antiguo Monasterio de San Salvador, situado en Oña, para usos culturales y turísticos. La licitación de las obras salen a concurso por 499.716 euros. De este presupuesto total, el Ministerio de Fomento aporta 200.000 euros, mientras que el resto lo asume la Diputación.

La aportación del Ministerio de Fomento ya se hizo pública el pasado mes de marzo y corresponde al programa del 1,5% Cultural. Esta línea de ayudas marca unos plazos y la Diputación contaba con 18 meses, a partir del momento de la comunicación oficial de la resolución de las ayudas, para completar el proyecto y justificarlo. Por esta razón, la aprobación del proyecto y licitación de las obras era importante y urgente. Ahora mismo el proyecto está pendiente de la adjudicación de los trabajos para comenzar con las actuaciones. La Diputación ya solicitó autorización a la Comisión Territorial de Patrimonio que contestó favorablemente a la intervención.

Como apunta Lorenzo Rodríguez, portavoz de la Diputación, con este proyecto se actuará en una zona del monasterio «en la que últimamente no se había actuado para rehabilitarla para otros usos. Primero se consolidó el lugar y, una vez limpio, se acondicionará».

Esta fase de remodelación, que debe estar concluida en menos de 18 meses, se centrará en el Patio de San Íñigo y en el Claustro Romano, donde se mejorarán los accesos y se retirarán las barreras arquitectónicas. Iguamente, se restaurarán fachadas, bóvedas, cubiertas y pavimentos y se aprovechará para actualizar canilizaciones e iluminación, con un sistema adecuado a la actividad turística y cultural.

Y es que el Patio de San Íñigo y el Claustro Romano se incorporarán al itinerario cultural del Monasterio de San Salvador de Oña, entre la iglesia parroquial de San Salvador, la sacristía, la sala Capitular y la planta baja del Claustro Gótico. Se contará con una recepción y punto de atención turística en el zaguán, además de con una nueva sala de exposiciones. La intervención total afecta a 1.700 metros cuadrados de superficie y a casi 700 metros cuadrados de cubierta.

Más presupuesto por seguridad

La propuesta inicial presentada al Programa 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento en junio de 2018 tenía un presupuesto de la obras que ascendía a la cantidad de 399.433,72 €. Tal y como subraya Ramiro Ibáñez, diputado del PP, «el Proyecto redactado prevé un presupuesto mayor, aumento que sufragará la institución provincial, para garantizar la seguridad y estanquidad del inmueble, reflejando el compromiso que se tiene con la importancia histórica y artística del inmueble y con la localidad de Oña».

El Proyecto redactado por la institución provincial contempla un Presupuesto Base de Licitación de 499.716,86 € y un plazo de ejecución de las obras de 9 meses.

Intervenciones previstas

La intervención propuesta contempla varias intervenciones. La inversión afecta a la colocación de rampas para garantizar el itinerario peatonal accesible, adecuación interior del espacio del zaguán para implantar el uso de recepción de visitantes y punto de información turística y la mejora interior del espacio que ocupan los aseos existentes para adaptarlos a los actuales requerimientos de la normativa de accesibilidad, y renovar las obsoletas instalaciones de fontanería, electricidad, iluminación y alumbrado de emergencia y protección de incendios.

La intervención afecta a la restauración de las fachadas, sustitución de los faldones de cubierta de las pandas sur y este y limpieza del pavimento. Ejecución de canalización perimetral empotrada, para albergar cableado de instalaciones telemáticas, electricidad e iluminación exterior y colocación de rampas metálicas que permitan salvar los desniveles existentes entre el terreno natural y el claustro.

Asimismo, propone la reparación y puesta a punto de las luminarias exteriores del patio de San Iñigo, así como, dotación de alumbrado de emergencia en el recorrido peatonal accesible.

Ya en el interior de la panda este del patio de San Iñigo, en su conexión con el claustro Neoclásico o Romano, se prevé la adecuación del espacio interior para su uso como sala de exposiciones y actividades culturales diversas. Las obras incluyen la ejecución de una rampa para salvar los desniveles de sus accesos, colocación de pavimento de moqueta y renovación de instalaciones de electricidad, iluminación, alumbrado de emergencia y protección de incendios.

La intervención propuesta contempla también la restauración de las fachadas y de las bóvedas, sustitución de los faldones de cubierta de las pandas sur y oeste, y limpieza y restauración del pavimento. Ejecución de canalización perimetral empotrada bajo el pavimento, para albergar cableado de instalaciones de electricidad e iluminación y telemáticas.

Asimismo, establece la reparación y puesta a punto de las lámparas colgadas de las bóvedas en el claustro, así como, dotación de alumbrado de emergencia en el recorrido peatonal accesible y la intervención en el jardín del claustro neoclásico mediante la canalización del agua de lluvia de las cubiertas hacia la fuente central, tala y destoconado de los cuatro abetos existentes y restitución de la vegetación de bajo porte junto con el manto vegetal.

El diputado presidente del Sajuma, Ramiro Ibñez, apunta que el proyecto afecta a una superficie construida de 1.707 metros cuadrados y a una superficie horizontal de cubiertas de 1.164 metros cuadrados.

Plan de carreteras

La Junta de Gobierno también ha aprobado el pliego que debe regir en la contratación de las obras de conservación, reposición y mejora de la red de carreteras de la provincia. Estas actuaciones se han dividido en dos lotes, el primero corresponde a la zona norte y sale a licitación por 1,5 millones de euros. Misma cantidad por la que saldrá a concurso el pliego correspondiente a la zona sur.