La rotura de una tubería inunda los bajos de la Diputación y paraliza sus servicios

Los Bomberos de Burgos han tenido que acudir a achicar el agua de los sótanos. /César Ceinos
Los Bomberos de Burgos han tenido que acudir a achicar el agua de los sótanos. / César Ceinos

La tubería de agua de consumo humano se ha roto y se ha anegado el sótano del edificio | Lo que más preocupa son los daños en los equipos informáticos, que se evaluarán a lo largo del día

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

Un ruido ha sorprendido esta mañana a diputados y trabajadores de la Diputación de Burgos. El sonido ha revelado la rotura de una tubería que estaba inundando el sótano del edificio, situado en el Paseo del Espolón junto al Teatro Principal.

La fuga de agua procedía de la rotura de una tubería de agua de consumo, una cañería de un tamaño considerable, que provocaba que una gran cantidad de agua saliese al sótano del inmueble. En los bajos de la Diputación se encuentran las calderas, los equipos informáticos y la infraestructura eléctrica. En cuanto se ha visto la magnitud del problema, el agua se ha cortado y también la electricidad. Los daños más graves y los que más preocupan guardan relación con los equipos informáticos.

Hasta allí han llegado los Bomberos de Burgos que se han encargado de achicar el agua y «se ha actuado con celeridad», ha afirmado Ramiro Ibáñez, diputado provincial que se encontraba en el edificio durante el suceso. Ahora mismo ya no queda agua en el sótano y se han adquirido secadores para quitar la humedad de la estancia.

No queda agua pero sí los daños que esta ha provocado. «La causa de la avería está controlada y en vías de solucionarse, lo que más preocupa son los daños que hayan podido sufrir los sistemas informáticos. Esto se irá valorando a lo largo de la tarde», apunta Ibáñez. Por el momento, la institución no puede usar los equipos informáticos ni prestar servicios que impliquen su uso y se desconoce si mañana esta avería continuará. «Si no están dañados, mañana recuperaremos los servicios con normalidad; en el caso contrario, la situación se complica», reconoce Ibáñez. Por eso, se quiere informar a la ciudadanía y a los ayuntamientos sobre lo sucedido para que sepan la causa de la ausencia de servicio.

Esta tarde se comenzará a probar el estado de los servicios informáticos, estos se encenderán por partes para comprobar exactamente donde hay algún fallo. En el caso de que haya daños, la situación se complica porque habría que reponer sistemas informáticos, reiniciarlos, configurarlos, lo que demoraría su puesta en servicio.

Servicios como recaudación, asuntos sociales o la asistencia en remoto a los ayuntamientos de la provincia han quedado, por el momento, paralizados.

Causa de la fuga

La fuga ha sido prolífica porque la tubería de agua de consumo humano es de amplío diámetro. El fontanero ha acudido con celeridad, se ha encontrado el punto en el que el conducto se ha roto y los albañiles ya han dejado preparado el lugar mientras el fontanero se ha encargado de quitar la tubería y buscar las piezas necesarias para reponerla.

Esta tarde se procederá a estos trabajos para volver a dotar al edificio de agua cuanto antes. El sistema eléctrico ya está restaurado y ahora también hay que evaluar los daños que el agua ha podido causar en los ascensores de la institución. Ya se ha dado parte al seguro y cuando se tenga constancia del alcance real de todos los desperfectos también se comunicará.

Ibáñez explica que la tubería estaba deteriorada, «no es normal que ocurran estas cosas pero entra dentro de las posibilidades». Durante toda la tarde de hoy se seguirá trabajando para poder volver a la normalidad cuanto antes y que la institución pueda seguir prestando sus servicios a la provincia.