Un helicóptero militar estadounidense aterriza en el renovado museo de Belorado

Fotografía del helicóptero que llegará hasta el museo y Luis Jorge del Barco, alcalde de Belorado. /APM
Fotografía del helicóptero que llegará hasta el museo y Luis Jorge del Barco, alcalde de Belorado. / APM

El Museo de Radiocomunicación Inocencio Bocanegra inaugura hoy nuevos decorados que recrean la comunicación en la Guerra Fría, en la Alemania dividida o en la Primavera d Praga

AYTHAMI PÉREZBURGOS

La comunicación es el hilo narrativo que ha desarrollado el Museo de Radiocomunicación Inocencio Bocanegra de Belorado. Esta tarde se reinaugura el espacio con un nuevos decorados que son el resultado de un proyecto desarrollado durante cinco años de trabajo. Los elementos expositivos se reordenan en el espacio y dentro del nuevo decorado destaca la llegada de un helicóptero Bell UH, empleado por las Fuerzas Armadas estadounidenses, y autorizado por el Ministerio de Defensa.

A muchos les sonará este vehículo por ser el de El Equipo A, aparecer en la película Apocalypse Now o en La Chaqueta Metálica. Los visitantes podrán subir al helicóptero y ver dónde estaba el equipo de radio o los relojes. El helicóptero estára situado en un decorado que imita un puesto americano en la Guerra de Vietnam.

«Un museo no puede ser un espacio estático, tiene que ser dinámico para motivar a la gente a que vuelva a visitarnos. Belorado se ha centrado en un museo que hable de la historia de la comunicación en el siglo XX», ha explicado Luis Jorge del Barco, alcalde beliforano.

Desde las palomas hasta internet

Desde el código morse, que aparece en la Sala Marconi del Titanic recreada aquí, hasta internet, que será a donde conduzca el nuevo decorado. «Pretendemos ampliar todo lo que tiene que ver con la comunicación en todos los ámbitos. Desde las palomas mensajeras que queremos incluir en la trinchera hasta la evolución telefónica que ha surgido desde la II Guerra Mundial y llegar hasta nuestros días», ha apuntado Del Barco.

Con esta renovación cambia el formato de presentación de los equipos. Las salas serán una especie de cómic y los equipos de comunicación se insertarán en pequeños decorados. Un ejemplo de ello, un puesto de radio en la playa de Omaha el día del desembarco de Normandía. El visitante podrá ver el equipo completo, original, que utilizaron los americanos en el desembarco.

En el caso del Muro de Berlín, se han recreado los primeros grafitis que se pintaron en el lado occidental del muro y los equipos que se utilizaban en este lado. En el lado oriental del muro hay una caseta de control de la RDA donde el visitante podrá 'sellar' su pasaporte como se hacían en los puestos fronterizos de la Alemania dividida. Igualmente, se puede visitar un búnker de alto secreto soviético con material original.

Presentación del nuevo espacio expositivo. / APM

La carrera espacial emprendida entre soviéticos y americanos tiene un espacio reservado con tres equipos de comunicaciones, al igual que la Primavera de Prago. Esta parte expositiva será completamente nueva. Del Barco asegura que se ha recreado el espionaje entre americanos y soviéticos de manera sencilla.

Reordenación

Con esta renovación, en el acceso al museo beliforano quedaría el Muro de Berlín y el Checkpoint Charlie, un decorado permanente, al igual que el de la Sala Marconi del Titanic y dos camarotes. El edificio principal del silo donde está el museo queda para la historia del morse. La trinchera explica la evolución de la telefonía por cable. El ala de los antiguos almacenes alberga la II Guerra Mundial y toda la evolución de la historia de la comunicación, la Guerra Fría y la carrera espacial.

En la segunda quincena de diciembre llegará el helicóptero al museo y estará montada para los meses de febero o marzo, ya que hay que colocarlo y realizar el decorado. Pero a partir de mañana a las 16 horas ya se puede disfrutar de las visitas guiadas a los nuevos decorados.

 

Fotos

Vídeos