El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua pide a los candidatos recuperar la Colegiata de Valpuesta

Colegiata de Valpuesta. /BC
Colegiata de Valpuesta. / BC

El ILCYL ha organizado 16 talleres para dar a conocer a los escolares la importancia de Valpuesta en el nacimiento del castellano, en el que han participado más de 400 alumnos de Primaria y Secundaria

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El director del Instituto de la Lengua de Castilla y León (ILCYL), Gonzalo Santonja, pedirá a todos los candidatos a presidir la Junta de Castilla y León que se comprometan realizar una actuación de recuperación integral de la Colegiata de Valpuesta, donde nacieron los cartularios que están entre los primeros balbuceos escritos del castellano.

Santonja ha asegurado que ya ha mantenido contactos con el candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y con procuradores de otras formaciones políticas de la Comunidad, con cuyos líderes espera hablar en las próximas semanas.

«Valpuesta, situada al norte de la provincia de Burgos, está en una situación calamitosa y hay lingüistas, sobre todo de otros países, que piden visitar la colegiata, que está en un estado lamentable y hace pasar verdaderos apuros», ha explicado el director del ILCYL.

El templo, que se empezó a construir a principios del siglo IX, tiene, según Santonja, un importante valor como cuna de los cartularios, que son uno de los primeros ejemplos de castellano escrito, pero también desde el punto de vista puramente artístico, con elementos de singular valor, como sus vidrieras del siglo XIV o las tallas de los apóstoles del siglo XVI.

Precisamente, el ILCYL está intentando dar a conocer a los escolares la importancia de Valpuesta en el nacimiento del castellano.

El éxito de esta iniciativa, articulada mediante 16 talleres específicos en centros educativos, ha llevado a Santonja a dirigirse a la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León para que el proyecto se extienda a las nueve provincias de la comunidad, aunque se haga de forma experimental en un primer momento.

Solo en el primer mes, los talleres se han desarrollado en seis centros educativos de la capital burgalesa y han contado con la participación de más de 400 alumnos de Primaria y Secundaria.