Lerma busca una solución definitiva en la ladera norte tras desprenderse el paño junto a la Colegiata

El primer paño se ha deslizado y el segundo está en peligro/BC
El primer paño se ha deslizado y el segundo está en peligro / BC

La alcaldesa y el arquitecto municipal han analizado, in situ, los desperfectos a fin de valorar los daños y empezar a pensar en las soluciones

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Se veía venir. El paseo superior de la ladera norte, tras la Colegiata de San Pedro, se sostiene sobre una cimentación no estable, de tierra suelta y escombros. El problema se conoce desde hace tiempo e, incluso, exigió una intervención décadas atrás. Sin embargo, nunca se ha abordado de manera seria, así que el agua ha ido socavando el terreno, creando huecos bajo pavimento hasta que, en la madrugada del sábado, el primero de los paños se desprendió, deslizándose ladera abajo.

La alcaldesa, Celia Izquierdo, ha visitado esta mañana la zona, acompañada por el arquitecto municipal, para realizar una primera inspección ocular que permita valorar los desperfectos e ir pensando en las soluciones a aplicar. Izquierdo reconoce que han tenido suerte, pues el desprendimiento, con caída de piedras sobre los paseos inferiores de las bodegas y del molino solacuesta, no ha ocasionado daños personales.

Más información

Ahora, superado el sustos y manteniendo acordonadas las zonas afectadas, el Ayuntamiento de Lerma va a buscar soluciones. «Ha llegado el momento de una buena solución, a largo plazo y duradera», ha asegurado Izquierdo, tras recordar que la ladera norte se ha ido «parcheando» y, en realidad, a nadie le sorprende el deslizamiento de este primer paño del paseo.

Es más, en la inspección realizada esta mañana se ha detectado que el segundo paño también está «en vuelo». La alcaldesa reconoce que no se puede saber cómo están el resto de los paños, canto rodado sobre una losa de hormigón de 10 centímetros de espesor, hasta que no se ponen al descubierto. Sin embargo, el problema parece estar localizado en la zona norte de la Colegiata, no en el resto del paseo, y además no afecta para nada al monumento, pues este se sustenta sobre roca.

Las piedras han caído ladera abajo hasta los paseos inferiores
Las piedras han caído ladera abajo hasta los paseos inferiores / PCR

Sin prisa pero sin pausa

Queda mucho trabajo por hacer, se actuará con celeridad pero sin apresuramiento. Hay que analizar alternativas, si bien Izquierdo apunta a que lo lógico es actuar en todo el corredor tras la colegiata, creando un nuevo paseo mejor cimentado. El corredor está compuesto por tres cintas de granito: la primera estaría bien cimentada, así que una de las soluciones pasaría por romper las otras tres cintas y reconstruirlas sobre una cimentación estable.

Celia Izquierdo insiste en que la decisión todavía no está tomada, que tienen que analizar el terreno, consultar con empresas y ver cómo acometer una intervención que, si bien técnicamente podría ser sencilla, ejecutarla será lo más complicado. Y es que el paseo está encajonado entre la Colegiata y la ladera. Asimismo, Lerma buscará ayuda institucional para acometer unas obras que serán «costosas» y que deberán estar concluidas para 2019, cuando se celebren Las Edades del Hombre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos