Lerma sufre una caída de red que mantiene 'paralizado' al pueblo y sus negocios

Imagen de archivo de la instalación de fibra óptica. /Antonio Quintero
Imagen de archivo de la instalación de fibra óptica. / Antonio Quintero

Desde la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Lerma lamentan que Movistar, compañía que suministra el servicio de fibra óptica, no permite presentar una reclamación como asociación

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

Desde el día de ayer, domingo, a las 12 horas, Lerma es un pueblo que se encuentra casi paralizado. Sobre el mediodía de ayer el servicio de fibra óptica de buena parte del municipio dejó de funcionar. Como explican los vecinos, puede que el servicio funcione en una vivienda y en la de aldo no. Pero en esa vivienda que sí cuenta con red la alegría durará poco porque el servicio se cae constantemente.

Así llevan más de 24 horas y la compañía, Movistar, les asegura que están trabajando para solucionarlo pero no permite a los vecinos poner una reclamación, al menos, así lo cuenta Ana Carmen Ortega, secretaria de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Lerma (Asemyco). Ortega también lamenta que no se pueda reclamar como asociación.

Los comerciantes y empresarios están sufriendo las consecuencias de que no se puedan realizar llamadas, enviar y recibir correos, atender reservas online y, ni siquiera, pagar con tarjeta porque los datáfonos tampoco funcionan.

Movistar es la empresa que suministra el servicio de fibra óptica y no cede el uso de las instalaciones a otras compañías, por lo que una gran parte de los vecinos tienen sus contratos con esta empresa. Así el número de afectados es muy elevado y el cabreo aumenta a medida que pasan las horas, el servicio no regresa y las explicaciones tampoco llega.

Ortega lo que más lamenta es el daño que esto hace al turismo. Lerma es uno de los pueblos burgaleses que más visitantes recibe al año, además, ahora es el anfitrión de la exposición de Las Edades del Hombre. «Intentamos promocionar turísticamente el pueblo y esto no nos beneficia porque los establecimientos no pueden ofrecer el servicio como desean», explica Ortega. No se puede contestar a las preguntas y dudas, tampoco tramitar reservas y, lo que es peor, pagar con tarjeta. «Con el calor que ha hecho no se puede decir a una persona que salga a la calle, recorra el pueblo buscando un cajero y vuelva a pagar», lamenta Ortega.

Último día de la Campaña de la Renta

Además de afectar a los negocios hosteleros, la secretaria de Asemyco apunta que ayer era último día de mes y hoy es el útimo día de la Campaña de la Renta, por lo que la gestoría del pueblo hoy se encontraba completamente gestionada. El resto de negocios también sufren las consecuencias porque todos los trámites ahora exigen conexión a Internet.

Los autónomos que trabajan desde casa también sufren las consecuencias de 24 horas de paralización absoluta por la imposibilidad de conectarse a Internet o realizar una simple llamada.