Los avisos por altas temperaturas vuelven este viernes con máximas de 36 grados

Las temperaturas alcanzarán los 36º en la capital burgalesa/AIA
Las temperaturas alcanzarán los 36º en la capital burgalesa / AIA

La alerta amarilla por calor vuelve a la capital burgalesa con temperaturas que superarán los 35º de temperatura | En Aranda se alcanzarán los casi 40º mientras que en Miranda no se superarán los 32º

ALBA HERREROBurgos

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología para este viernes auguran un día bastante caluroso en prácticamente toda la mitad sur de la provincia, similares a las de la semana pasada con la ola de calor. Gran parte de la provincia de Burgos se encuentra en riesgo por altas temperaturas que afectarán a la capital y sobre todo a la zona de La Ribera.

En Burgos ya se han registrado temperaturas altas el jueves alcanzando los 36º y el viernes sucederá lo mismo en la capital con riesgo amarillo. Por su parte, en Aranda de Duero se superará los 40º durante el día con un índice de rayos uva de diez. Mientras, en Miranda los termómetros no pasarán de los 32º.

Hasta un total de 32 provincias se encuentran en alerta amarilla y naranja por altas temperaturas. Donde más se acusará esta subida será en el interior de la Península en privincias como Zamora, Madrid, Guadalajara, Lleida o Albacete donde superarán los 40º.

En la mitad norte peninsular y tercio oriental se notará un claro ascenso en las temperaturas durante el día y en buena parte de la Península, durante la noche. Además, soplarán vientos de componente norte en Galicia, el Cantábrico, alto Ebro y Canarias.

Con la subida de las temperatura predominarán cielos poco nubosos o despejados en la mayor parte del país, excepto en Galicia, el Cantábrico occidental, oeste de Andalucía, el área del Estrecho y el norte de las Islas Canarias que habrá intervalos nubosos.

Según indica AEMET, a lo largo del día irá aumentando la nubosidad de tipo medio y alto en parte de la Península y Baleares. También se espera algo de nubosidad de evolución diurna en Pirineos, donde no se descarta algún chubasco.