Autismo Burgos inaugura sede en Miranda de Ebro

La segunda por la izquierda, la alcaldesa de Miranda de Ebro, Aitana Hernando Ruiz y a su ladola la presidenta de la Asociación Simona Palacios. /BC
La segunda por la izquierda, la alcaldesa de Miranda de Ebro, Aitana Hernando Ruiz y a su ladola la presidenta de la Asociación Simona Palacios. / BC

La asociación atiende a más de 20 familias en la localidad

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Autismo Burgos inauguró el pasado 18 de marzo su sede en Miranda de Ebro, en la calle Carmen Amaya, 45, aunque ya prestaba sus servicios a más de veinte familias desde marzo de 2016. Al acto acudieron la alcaldesa de Miranda de Ebro, Aitana Hernando Ruiz, junto con la presidenta de la asociación, Simona Palacios, y las familias de Miranda de Ebro.

Entre los servicios que ofrece en esta nueva sede, mencionar las tareas de sensibilización social, coordinación con centros educativos y con el entorno sanitario, servicios de promoción de la autonomía personal, Proyecto bbMiradas, coordinación con los servicios sociales (centro base, CEAS, centro cívico,….), estimulación sensorial (des/sensibilización), asesoramiento, apoyo y formación a familias (tanto apoyos individuales como grupales), deporte, ocio y tiempo libre y voluntariado.

35 aniversario

Este año se cumplen 35 años de la constitución de Autismo Burgos por un pequeño grupo de padres que se plantearon el reto de ofrecer a sus hijos una atención especializada. Con motivo del aniversario, entre el 16 y 18 de mayo se organizará un congreso internacional en Burgos.

La asociación Autismo Burgos es una entidad sin ánimo de lucro, y reconocida de utilidad pública, promovida por familiares de personas con autismo, que tiene como propósito mejorar la calidad de vida de las persona con autismo y su familias; proporcionar, a las personas con autismo, apoyos específicos y especializados durante el ciclo vital en todos los ámbitos de su vida, favoreciendo su inclusión social y su desarrollo personal; generar y compartir conocimiento; promover actitudes sociales positivas hacia las persona con autismo, además de la normativa adecuada que mejore la situación del colectivo y velar por su cumplimiento y apoyar el ejercicio efectivo de los derechos de estas personas y familias.