5 municipios burgaleses se suman a los 30 ya investigados por presuntos empadronamientos irregulares

Hilera de gente ante una de las mesas electorales de Cuéllar, Segovia. /Mónica Rico
Hilera de gente ante una de las mesas electorales de Cuéllar, Segovia. / Mónica Rico

El número de entidades locales de las que se sospecha un aumento fraudulento del padrón también asciende de 37 a 52

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

El pasado mes de enero la Oficina del Censo Electoral estaba investigando a 30 municipios y a 37 entidades locales menores de la provincia de Burgos por presuntos empradonamientos irregulares. En total se investigaba la inscripción censal de más de 600 electores. La Oficina del Censo Electoral sigue sus indagaciones, de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas, y este número ha aumentado.

Ahora mismo se está investigando a 35 municipios y 52 entidades locales menores. En total, en la provincia de Burgos se estudia el empadronamiento de más de 750 electores, 150 más que hace un mes, porque el INE tiene sospechas de que podrían haber sido fraudulentos.

El aumento en el padrón conlleva, en algunos casos, que ese municipio pueda contar con un mayor número de concejales en el Pleno municipal. El número de concejales se establece en función de unas cifras límites. Esto mismo sucede con las subvenciones que los pueblos reciben de parte del Estado, también se deciden en base a los empadronados, con unas cifras que aumentan o disminuyen al alcanzar un número determinado de vecinos.

Algunos de los 35 municipios burgaleses que presentan un aumento más significativo en su padrón municipal de 2018, oficial tras aprobarlo el Consejo de Ministros, son Abajas, con un incremento del 26,92%, Huérmeces (40%), La Vid de Bureba (77,78%), Mambrillas de Lara (20,83%), Piérnigas (53,13%), Saldaña de Burgos (21,55%), Sordillos (33,33%), Villaldemiro (32,39%).

Entre las entidades locales menores o pedanías cuya modificación de padrón más suspicacias levanta y, por ello, son motivo de investigación, están San Pantaleón del Páramo con un incremento del 75%, Cubillejo (80%), Lermilla (87,50%), Cogullos (133,33%), Panizares (100%) o Relloso (166,67%).

Los 24 municipios con incrementos más significativos

MunicipioIncremento
Abajas 26,92%
Los Altos 14,37%
Bañuelos de Bureba 15,63%
Barrios de Colina 15,91%
Bugedo 15,38%
Cerratón de Juarros 11,54%
Huérmeces 40%
La Vid de Bureba 77,78%
La Vid y Barrios 15,87%
Mambrilla de Castrejón 13,10%
Mambrillas de Lara 20,83%
Monasterio de Rodilla 15,94%
Piérnigas 53,13%
Quintanabureba 17,39%
Quintanaelez 12,82%
Rucandio 15,63%
Saldaña de Burgos 21,55%
Sordillos 33,33%
Tamarón 16,67%
Torrelara 17,86%
Valle de Oca 10%
Valle de Zamanzas 16%
Villaldemiro 32,39%
Vizcaínos 12,50%

Las 23 pedanías con incrementos más significativos

MunicipioEntidadIncremento
Alfoz de Quintanadueñas Marmellar de Arriba 32%
Los Altos Pesadas de Burgos 30%
Los Altos Quintanilla Colina 40%
Los Altos Tubilleja 58,33%
Barrios de Bureba Terrazos 36,36%
Basconcillos del Tozo Prádanos del Tozo 38,46%
Cerratón de Juarros Turrientes 33,33%
Huérmeces San Pantaleón del Páramo 75%
Mambrillas de Lara Cubillejo 80%
Merindad de Río Ubierna Lermilla 87,50%
Merindad de Sotoscueva Barcenillas de Cerezo 33,33%
Merindad de Sotoscueva Cogullos 133,33%
Merindad de Valdivielso Panizares 100%
Oña Cereceda 33,33%
Rucandio Ojeda 57,14%
Sargentes de la Lora Valdeajos 44,44%
Tinieblas de la Sierra Tañabueyes 35,71%
Valle de Losa Relloso 166,67%
Valle de Losa San Martín de Losa 31,25%
Valle de Santibáñez Las Rebolledas 56,25%
Valle de Sedano Valdelateja 30%
Valle deTobalina Montejo de Cebas 37,14%
Villarcayo Santa Cruz de Andino 41,18%

Expediente de Pineda de la Sierra

Uno de los municipios a los que se investigaba el pasado mes de enero era Pineda de la Sierra, donde se produjo un incremento del padrón del 43,62%. Este expediente ya se ha cerrado con 37 bajas de oficio aprobadas por el Consejo de Empadronamiento.

Proceso que se alarga hasta las elecciones

En diciembre de 2018, el Consejo de Ministros declaró oficiales las cifras de población resultantes de la revisión del Padron municipal del 1 de enero de 2018. Este padrón es el que servirá para determinar el número de electores de cada municipio de cara a las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. La investigación de estos empadronamientos, como ya se ha manifestado desde el Instituto Nacional de Estadística (INE) en otras ocasiones, es larga y finaliza cuando se convocan las elecciones. Hasta entonces los expedientes siguen abiertos.

La publicación de esta lista de pueblos y pedanías 'sospechosas' de incrementar el padrón y el censo con fines electorales no tiene por qué presuponer nada. Los datos son detectados por sistemas informáticos en base a criterios estadísticos, se apunta desde la Oficina del Censo Electoral de Burgos.

Padrón controlado

Mensualmente, deben llegar a la Oficina del Censo Electoral, perteneciente al INE, las variaciones del padrón procedentes de los Ayuntamientos. Si hay algún problema, los sistemas electrónicos detectan los aumentos sospechosos.

Una vez convocado un proceso electoral, la Oficina del Censo Electoral debe publicar en los boletines oficiales los municipios o entidades locales menores que en los seis meses anteriores a dicha convocatoria hayan registrado un incremento de residentes significativo y no justificado. Esto se haca para que los representantes de los partidos que concurran a las próximas elecciones municipales y autonómicas puedan presentar las reclamaciones que consideren oportunas en relación con las modificaciones del censo. La Delegación Provincial de esta oficina debe resolver las reclamaciones en un plazo de tres días y ordenará las rectificaciones pertinentes conforme a lo dispuesto en la ley.

Igualmente, desde la Oficina del Censo Electoral se dirigirán a los 35 municipios y a las 52 entidades locales menores para que aclaren los incrementos de sus empadronamientos. Si la respuesta no justifica el aumento es cuando se publica en el Boletín de la Provincia y en el del Estado el listado de pueblos para que los representantes de las candidaturas de esas circunscripciones puedan impugnar el censo electoral.