Los pantanos burgaleses, aliviados por las lluvias de los últimos días

Estado actual del pantano de Úzquiza/Santi Otero/EFE
Estado actual del pantano de Úzquiza / Santi Otero/EFE

En los últimos diez días los pantanos de la cuenca del Duero y del Ebro han visto cómo aumentaba el volumen de agua embalsada, debido a las fuertes lluvias

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Lluvia de día y de noche. Es la previsión que venimos escuchando en los últimos días en casi toda la provincia burgalesa y que, previsiblemente, todavía nos acompañará otras cuantas jornadas. A muchas personas quizá no les agrade este temporal, pero es cierto que nuestro país lo agradece para olvidar, aunque sea temporalmente, la sequía que llevaba sufriendo desde el verano pasado. Los pantanos son los mayores beneficiados de este temporal de precipitaciones y nieves, ya que están viendo cómo aumentan sus reservas de agua.

No hace falta echar la vista mucho tiempo atrás para comprobar lo notable que han sido los incrementos en el volumen embalsado de los pantanos debido a las precipitaciones. Y es que, durante los últimos diez días los pantanos burgaleses han sufrido grandes modificaciones. En concreto, el embalse de Úzquiza ha pasado de tener 24,4 hectómetros cúbicos, a día 1 de marzo, a 36,8 a día de hoy. Un notable incremento que sitúa a este pantano a casi la mitad de su capacidad total, mientras que hace diez días se encontraba a poco más del 30%.

Mejor situación presenta el pantano del Arlanzón, situado aguas arriba, que ahora mismo se encuentra al 100% de su capacidad, es decir, su volumen de agua embalsada es de 22 hectómetros cúbicos. Eso sí, a diferencia del otro pantano del sistema, esta situación se viene dando desde el pasado 23 de febrero, coincidiendo con un fin de semana de sol y aumento de las temperaturas, lo que provocó situaciones de deshielo, a las que se sumaron, días después, las nevadas y el comienzo de las precipitaciones.

Cuenca del Ebro

Notable ascenso también en el pantano del Ebro. De nuevo, las constantes lluvias de los últimos días han hecho crecer su volumen hasta los 324,7 hectómetros cúbicos. El 1 de marzo su capacidad estaba en los 304,8 hectómetros cúbicos, por lo que la crecida es significativa, situándose actualmente en el 60% de su capacidad.

Por su parte, el embalse del Sobrón no ha registrado variaciones significantes en los últimos días. Sin embargo, ocurre algo parecido a la situación del pantano del Arlanzón, pues se encuentra al 95% de su capacidad total. El 1 de marzo, el Sobrón presentaba un volumen de 18,8 hectómetros cúbicos, pasando a los 19,11 a día de hoy. Se trata de un leve incremento, pero los valores de este embalse son positivos, ya que casi está totalmente lleno.

El balance de esta situación se puede resumir como positivo, ya que las lluvias están dando un respiro a los pantanos, que están experimentando fuertes subidas y, los que mantienen su nivel es debido a que están casi al completo de su volumen. Además, la situación seguirá mejorando previsiblemente, pues parece que las lluvias nos seguirán acompañando y, además, hay que sumar otro aspecto positivo, como es el deshielo de la nieve acumulada en las montañas, que hará incrementar aun más el volumen de los embalses.

 

Fotos

Vídeos