Pendientes del Arlanza

Imagen de Arlanza esta misma mañana. / BC

Las lluvias de las últimas jornadas incrementan significativamente el caudal del río, que ya se ha desbordado en varios puntos de la provincia

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Otra vez pendientes del Arlanza. Las intensas precipitaciones de las últimas jornadas, sumadas al deshielo de las zonas altas de La Demanda han provocado un significativo incremento del caudal de varios de los ríos de la provincia, con especial incidencia en la cuenca del Arlanza.

De hecho, vista la previsión y con la experiencia de lo ocurrido en otros puntos de la comunidad, como León o Ávila, la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) declaró a última hora de la tarde de ayer la alerta por posibles episodiso de crecida y la previsión no se equivicó.

Eso sí, por el momento se trata de un episodio importante, pero nada comparable a los sufridos en años anteriores. Así, desde primera hora de ayer, tanto el caudal como la altura del río se han visto significativamente incrementados, a un ritmo muy superior al habitual, alcanzando picos de más de 170 metros cúbicos por segundo y de 2,34 metros de altura en las estaciones de Covarrubias y Lerma, donde el río ha anegado parte de las tierras colindantes.

El caudal del Arlanza ha crecido de manera significativa / BC

También aguas arriba se ha sentido la crecida. En localidades como Salas de los Infantes, primera en sufrir los estragos de las grandes avenidas del río, se han alcanzado caudales superiores a los 116 metros cúbicos por segundo.

Ahora, la atención se centra aguas abajo, hacia donde se dirige el pico de la crecida. En Peral de Arlanza, donde se ubica la última estación de medición del Arlanza en la provincia de Burgos, a las 11 de la mañana se registraban valores de 208 metros cúbicos por segundo y de 3,15 metros de altura, con tendencia al alza debido a las aportaciones de los diferentes afluentes del río.

Sea como fuere, la del Arlanza parece ser la única cuenca actualmente en riesgo. Aunque buena parte del resto de ríos de la provincia bajan crecidos -incluido el Arlanzón-, los caudales no presentan niveles de riesgo.

 

Fotos

Vídeos