Retiran un cebadero ilegal con un atrayente prohibido para cazar animales salvajes

Retiran un cebadero ilegal con un atrayente prohibido para cazar animales salvajes

El Seprona ha levantado dos actas de denuncia a un cazador de 56 años tras detectar un «fuerte y característico olor» existente en el entorno

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Seprona de la Guardia Civil ha retirado un cebadero ilegal para animales salvajes y ha levantado dos actas denuncia a un cazador de 56 años por irregularidades en materia de caza, una por conocer de la existencia del mismo en el terreno cinegético donde cazaba y no ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes.

Los hechos se han registrado hace varios días cuando agentes del Seprona detectaron un cebadero artificial para atraer ejemplares de jabalí compuesto principalmente por un dispensador de comida, en este caso trigo.

Según han explicado desde la Guardia civil, llamó la atención el «fuerte y característico olor» existente en el entorno y se detectó una sustancia esparcida por el suelo que ocupaba una superficie de 4 metros cuadrados y un bote con este producto de «intenso aroma y gran poder atrayente» para los suidos, cuyo uso está prohibido.

«Su ubicación, a menos de 250 metros de una vía de comunicación, incumplía la obligación prescrita al no respetar la distancia exigida, además de suponer un grave peligro no sólo para la propia fauna sino también para las personas, por riesgo de accidente», han advertido desde el Instituto armado.

Los guardias civiles encontraron también vestigios de que la zona estaba siendo controlada y detectaron la instalación de un puesto de caza (silla y peana) colocado a cuatro metros de altura sobre un árbol y cerca del aporte alimenticio, para facilitar la caza en aguardo sin ser descubierto.

El lugar fue vigilado de forma discreta durante días y en distintos horarios hasta que se logró sorprender a un hombre merodeando e inspeccionando el emplazamiento. Una vez identificado como socio del coto, durante la entrevista omitió comunicar a los agentes la existencia del cebadero ilegal, a lo que estaba obligado, aunque más tarde reconoció que sabía de su existencia y que lo había supervisado en otras ocasiones en busca de indicios de algún furtivo.

Entre sus pertenencias se localizó un precinto para la caza del corzohembra, correspondiente a la temporada 2013-14. El ejemplar apareciócompleto y sin usar, acompañado de su matriz, pero presentaba marcasreseñando una fecha de aquel año.

«El cierre permanecía intacto, pudiendo ser usado ilícitamente,incumpliendo lo estipulado en la Ley de Caza de Castilla y León sobre el precintado de piezas de caza mayor, que obliga a devolver a final de temporada no solo las matrices de los precintos usados tras el abate sino también aquellos precintos que no hayan sido utilizados», han explicado las mismas fuentes.

Por todo ello, se han confeccionado dos actas denuncias por las infracciones observadas, se ha intervenido el precinto y el material que componía el cebadero ilegal y se han iniciado gestiones para la retirada del atrayente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos