La acusación popular cree que «queda claro que no ha existido violencia», pero sí «agresión por intimidación»

Las declaraciones continúan en el Palacio de Justicia de Aranda/Paco Santamaría/EFE
Las declaraciones continúan en el Palacio de Justicia de Aranda / Paco Santamaría/EFE

El abogado afirma que el caso carece aún de calificación jurídica pero va más allá de «meros tocamientos»

MARILUZ MARTÍNEZ/ICALBurgos

La acusación popular considera que «queda claro que no ha existido violencia» y que lo que se produce es una «agresión por intimidación» a la menor de 15 años que denunció haber sufrido abusos sexuales por parte de tres futbolistas el pasado 26 de noviembre en el piso que compartían en la capital ribereña.

El abogado de la acusación popular, ejercida por la asociación Clara Campoamor, Luis Antonio Calvo, ha precisado a la salida del Palacio de Justicia de Aranda que «todavía no tiene calificación jurídica» y que «es lo que se está determinando» en la fase de instrucción del caso de presuntas agresiones sexuales a la menor, informa ICAL.

«Sí que queda claro que no ha existido violencia. Entendemos que probablemente ha sido intimidación en la forma de actuar pero es lo que queda por acreditar desde el punto de vista de la acusación. En principio, en mi opinión, se produce agresión por intimidación, no por violencia», ha explicado a los medios de comunicación después de la menor volviese a declarar esta mañana ante la jueza y la fiscal, en lo que se conoce como exploración en la jerga judicial.

Más información

El letrado ha insistido en que «no se está hablando de tocamientos». «Ha sido mucho más grave que tocamientos; los hechos no son meros tocamientos porque si solo fueran meros tocamientos no se está en prisión provisional», se trata de «unos abusos sexuales mucho más graves que unos meros tocamientos» aunque «ellos lo niegan», ha reiterado.

Versión coincidente

Además, en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aranda han prestado declaración esta mañana otros cuatro testigos: el padre de la adolescente, el tío y una prima, así como la psicóloga que está atendiendo a la joven.

La acusación popular ha segurado que, con estos testimonios, «se ha ratificado totalmente la versión de la menor». «Los hechos son como ella ha contado, ha aparecido una cuarta persona y ella la explicación que da es que no había hecho nada y por tanto no la había mencionado porque no había intervenido en los hechos», comentó en relación con la presencia de un cuarto jugador, según se recoge en un vídeo presentado como prueba por otras dos menores.

La acusación particular afirma que el caso va más allá de «meros tocamientos»

«Son los testimonios de todos a los que se lo ha ido contando la menor y coinciden en lo esencial en todo el tiempo que ha pasado desde que ocurrieran los hechos no ha habido ningún resquicio en su declaración y todo tiene una explicación lógica», ha afirmado en declaraciones recogidas por ICAL.

Defensa

Por su parte, los abogados de la defensa han mantenido que «ha habido declaraciones muy contradictorias que pueden poner en entredicho la veracidad de la versión de la niña de los hechos que hayan podido o no ocurrir el día 24 de noviembre». Olga del Cura, abogada defensora de Carlos Cuadrado, y Olga Navarro, letrada del despacho de Rafael Uriarte, cuyo cliente es Víctor Rodríguez, han señalado que «se está a la espera de la práctica de más pruebas para ver si lo que ha comentado que ocurrió el 24 de noviembre es cierto o no».

«Hemos pedido pruebas testificales, muchas pruebas que estamos solicitando y que son determinantes para demostrar la inocencia o culpabilidad de los investigados», han indicado. «Todavía falta mucha prueba por practicar como para que se pueda decir nada. No se puede decir nada de opiniones como está diciendo las acusaciones. Hay mucha prueba por practicar, audios que ver. Ahora mismo lo mejor es respetar la presunción de inocencia, como hemos pedido ya en otras ocasiones».

La defensa insiste en que existen «contradicciones» y faltan por examinar muchas pruebas

El tercer letrado de la defensa, José Luis Álvarez, abogado de Raúl Calvo, ha apuntado que «lo que han hecho los testigos es apoyar la versión de la menor con matices, contradicciones y algunas lagunas pero han ratificado su versión«. Además, ha matizado que «la discrepancia es que la niña estuvo haciendo vida normal desde que ocurrieron los hechos hasta que se presentó la denuncia y que cuando comenzó a tener problemas de ansiedad ha sido con posterioridad».

«Una vez presentada la denuncia y a lo mejor superada por los acontecimientos es cuando dicen que tiene problemas pero antes acudió al colegio, realizó exámenes, incluso, acudió al campo de fútbol en el puente de la Constitución sin ningún temor a encontrarse con los chicos ni a que tuviese algún tipo de encontronazo con ellos o la pudieran coaccionar o cualquier cosa», ha comentado a los periodistas. «A mí no me parece normal pero a nadie se le puede prohibir que haga vida normal; lo que no sé es si esto es compatible con los hechos que narra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos