Tudanca «no contempla otro escenario» que la liberalización de la AP-1

Luis Tudanca junto con Estrella Paredes, secretaria de Igualdad de la Agrupación Municipal del PSOE de Burgos/PCR
Luis Tudanca junto con Estrella Paredes, secretaria de Igualdad de la Agrupación Municipal del PSOE de Burgos / PCR

El secretario general del PSOE de Castilla y León insiste en que «ya se ha sufrido bastante» con la N-I

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, «no contempla otro escenario» que la liberalización de la AP-1 a partir del 1 de diciembre, cuando finalice la concesión de la autopista a Europistas. Tudanca reconoce que las quejas de los hosteleros del corredor Burgos-Miranda de Ebro, que apuestan por mantener la autopista aunque con peajes blandos, son similares a que las que expresaron los negocios afectados por la construcción de la circunvalación de la capital, por ejemplo.

Más información

Sin embargo, el socialista tiene muy claro que la liberalización «le vendrá bien a la provincia, a los pueblos y al conjunto de la sociedad», ha asegurado esta mañana tras conocer el escrito que un grupo de hosteleros tiene intención de remitir al Ministerio de Fomento. «Ya hemos sufrido bastante la AP-1 y una N-I que supone un peligro para la seguridad del tráfico», ha insistido, así que Tundaca espera que el Gobierno central «no se eche atrás y cumpla con lo prometido».

El máximo responsable del PSOE en Castilla y León afirma sentirse orgulloso de ser burgalés, pues la provincia inició hace años una batalla que se ha extendido a otros territorios y que «estamos ganando». En concreto, Luis Tudanca se refiere a la proposición aprobada recientemente en las Cortes de Castilla y León para exigir que, una vez finalicen las concesiones de las autopistas que conectan Ávila y Segovia con Madrid, el Ministerio de Fomento las liberalice. Una batalla que hay que seguir consolidando , ha afirmado.

El colectivo de los hosteleros aboga por prorrogar la concesión o sacar un nuevo concurso, con precios más bajos y habilitando peajes blandos. Insisten en que la liberalización saturará la AP-1, que no está preparada para asumir el gran volumen de tráfico de la N-I, y además llevará al cierre a numerosos negocios del corredor. Los hosteleros cifran en 200 los puestos de trabajo que podrían llegar a perderse, directos e indirectos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos