UCCL pide a la Junta herramientas químicas y quemas controladas de rastrojos para controlar el repunte de topillos

Parcela de alfalfa afectada por la plaga de topillos. /El Norte
Parcela de alfalfa afectada por la plaga de topillos. / El Norte

La presidenta de la organización en Burgos, Susana Pardo, reclama una Ley de Fauna Salvaje para hacer frente a las superpoblaciones de animales salvajes

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La presidenta de la organización agraria Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) en Burgos, Susana Pardo, ha advertido de la plaga de topillos que está afectando a gran parte de Castilla y León y ha precisado que en la provincia burgalesa es un problema que está siendo «preocupante», por lo que pidió a la Junta que se tomen más medidas para frenar este avance, como el uso de herramientas químicas y la quema de rastrojos controlada.

Según ha recogido Ical, Pardo ha presentado en una rueda de prensa en la sede de UCCL en Burgos los principales problemas que están sufriendo los agricultores por el creciente aumento de topillos en la provincia burgalesa, así como de las dificultades generadas por la fauna silvestre, solicitando a la Junta de Castilla y León más medidas para pararlo en la zona burgalesa.

Durante su intervención, la presidenta ha explicado que el problema de los topillos no afecta únicamente a los agricultores y a sus cultivos, sino que también se trata de un problema sanitario debido a la enfermedad de la tularemia. «Se han muerto muchos en ríos y las aguas acaban siendo infectadas», ha asegurado Pardo.

«De momento no es muy alarmante», ha afirmado, pero sin embargo ha pedido que haya «más prevención» antes de que la situación vaya a más. Por ese motivo ha solicitado a la Junta que las medidas de prevención se extiendan en toda la provincia de Burgos, y que «de manera controlada y excepcional» se lleve a cabo una quema de rastrojos.

Otra de las soluciones que han planteado es que se utilicen herramientas químicas para controlar el aumento de esta especie, puesto que, tal y como ha señalado uno de los miembros de UCCL Burgos, Juan José García, «se han duplicado los topillos en lo que llevamos de año», y actualmente se están extendiendo por la zona de Arlanzón y el norte de Burgos. En este punto, Pardo ha recordado que esta especie solo tarda tres semanas en reproducirse, por lo que «es un descontrol», ha recalcado.

Asimismo, ha indicado que también afecta de manera considerable a los cultivos, puesto que se alimentan de ellos y al año siguiente ese cultivo no dará frutos, vaticinando que habrá un 20 ó 30% de producción menos de alfalfa el año que viene debido a esta situación.

Sobrepoblación de fauna silvestre

Por otro lado, en relación a la fauna silvestre, la presidenta de la organización ha explicado que existen problemas con varias especies, como pueden ser los conejos, los corzos, los lobos y los jabalíes. En relación a los conejos, Pardo ha señalado que existe superpoblación en los campos burgaleses, y ha afirmado que «por mucho que se cace, los cazadores no pueden con tantos», por lo que ha solicitado a la Administración ayuda en aquellas zonas donde «no llegan los cazadores».

Otro de los temas que trató fue el aumento de corzos debido a que hay mucho alimento, por lo que «están teniendo trillizos», ha indicado Pardo, por lo que están suponiendo una plaga para los campos burgaleses y los cultivos. Asimismo, en referencia al lobo ha señalado que está siendo un problema especialmente en el norte de Burgos, puesto que se están dando bastantes casos de ataques, que están provocando daños en los ganados, y que incluso llevan a muchos ganaderos a «querer abandonar», ha manifestado.

Los jabalíes están siendo otro de los quebraderos de cabeza de los agricultores y ganaderos, puesto que están afectando a algunos cultivos, como los guisantes, la alfalfa y las patatas. Además, ha informado que los jabalíes, los corzos y los conejos están provocando muchos accidentes en las carreteras, y ha recordado que el corzo es un animal que transmite también enfermedades, puesto que están «llenos de sarna, gusanos y garrapatas».