Villangómez concurre al Convenio Goteras para rematar el arreglo de la iglesia

La cubierta fue una de las primeras intervenciones realizadas/BurgosConecta
La cubierta fue una de las primeras intervenciones realizadas / BurgosConecta

El temporal derrumbó el pasado febrero la espadaña del templo y, tras una intervención de urgencia, quedan obras pendientes

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Ayuntamiento de Villangómez ya ha presentado el proyecto para la nueva convocatoria del Convenio de Goteras, la iniciativa de la Diputación y el Arzobispado dotada con 600.000 euros para obras de rehabilitación y reforma de templos provinciales. El objetivo es recibir una subvención que les permita concluir el arreglo de la iglesia de San Cosme y San Damián, que el pasado febrero de su espadaña a causa del temporal.

El alcalde del municipio, Juan Carlos Peña, ha recordado que quedan pendientes intervenciones por valor de 118.000 euros. La caída de la espadaña detrozó parte de la cubierta y la estructura interna de madera. Se derrumbó también la bóveda, al coro y la balaustrada del siglo XVI. Unos daños considerables que, para su reparación, se dividieron en varias fases.

La primera se acometió de urgencia, con aportaciones de la parroquia, el seguro y el Arzobispado. Costó 33.300 euros y consistió en desescombrar el templo, consolidar la espadaña, colocar la nueva estructura de mandera y rehabilitar el tejado. Sin embargo, quedan pendientes la bóveda, el coro, la balaustrada y la torre, ha explicado el alcalde. Y el objetivo es cubrir estas obras con ayudas del Convenio de Goteras.

Pendientes de las ayudas

Juan Carlos Peña ha reconocido que no disponen de recursos propios para pagar los 118.000 euros de presupuesto, así que en función de la subvención que reciban acometerán una parte del proyecto o la intervención completa. Lo prioritario sería la bóveda y, si da para más, pues se iría actuando en el coro, la balaustrada y la torre.

El regidor reconoce que, si bien no es urgente, sí que quieren acabar cuento antes con los arreglos. La iglesia hace meses que se usa, pues se ha vallado la zona pendiente de obras. Sin embargo, en momentos puntuales como el Día de Todos los Santos o un funeral se les queda pequeña. Juan Carlos Peña confía en entrar en la convocatoria del Convenio de Goteras, pues ha sido, desde el principio, la opción que Diputación y Arzobispado han puesto sobre la mesa para colaborar con el proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos