Liga Endesa

Goran Huskic pone a cien a este San Pablo Burgos

El momento más esperado se volvió a celebrar con toda la afición/María González
El momento más esperado se volvió a celebrar con toda la afición / María González

El pívot serbio lideró al equipo con 18 puntos en su partido número 100 con la camiseta burgalesa | El San Pablo alcanza la undécima posición

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El San Pablo Burgos demostró ante el Moranbanc Andorra que también sabe jugar un partido trabado y a pocos puntos. Los burgaleses no tuvieron su mejor noche, pero sí una de las más inspiradoras. Los continuos errores suyos, y especialmente del rival, no les hicieron desfallecer y consiguieron sumar su décima victoria de la temporada que les aleja aún más de la zona baja.

Goran Huskic, en su partido número 100 con la camiseta del San Pablo Burgos, estimuló a sus compañeros en un momento clave y marcó un antes y un después. Con su aportación, y el resto más enchufados, consiguieron dar la vuelta al mal inicio y ponerse por delante en lo que restaba de partido.

66 San Pablo Burgos

Fitipaldo (9), Frazier (9), Cancar (), Sutton (10) y Huskic (18) - cinco inicial- Lima ()3, Benite (8), Barrera (-), Vega (2), Zipser (2), López (-).

62 Morabanc Andorra

Albicy (11), Ennis (1), Jelínek (-), Upshaw (12) y Diagne (15) -cinco inicial- Luz (5), Shurna (-), Colom (-), Vitali (10), Jordan (8).

Cuartos:
9-14 | 21-10 | 21-17 | 15-21.
Árbitros:
Carlos Cortés, Sergio Manuel e Iyán González Gálves expulsaron por faltas personales a Rafa Luz.
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigésimotercera jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante más de 9.000 espectadores.

Inicio de pretemporada. El baloncesto volvió al Coliseum como si se hubiera marchado durante todo el verano. El partido entre burgaleses y andorranos no pudo comenzar más errático. Con el tiro torcido, así se vivieron los primeros minutos de partido, que por desgracia para el aficionado, se dilataron durante más tiempo de lo que cabía esperar. Con cuatro minutos de juego consumidos, el marcador reflejaba un pobre 0-4. Frazier fue el que rompió la maldición de cara al aro, pero de poco sirvió, porque el primer cuarto se agotó con un raquítico 9-14.

El segundo periodo no fue para nada mejor. Los de Ibon Navarro consiguieron ampliar mínimamente la ventaja (13-19) y 'Epi' solicitó un temprano tiempo muerto. El San Pablo estaba pasando los mayores apuros para anotar que se recuerdan y la paciencia se agotaba. Sin embargo, fue Goran Huskic, que cumplía cien partidos vestido de azul, quien desbloqueó la congestión ofensiva (20-22). Fue con un dos más uno con el que se rompió el bloqueo mental del San Pablo y se marcaron las diferencias. En los últimos minutos antes de llegar al descanso, el San Pablo acabó con un parcial de 10-2 (30-24).

Tras la reanudación, los azules siguieron aprovechándose de un Morabanc Andorra que parecía que solo había venido a Burgos con tres jugadores. Y es que, en toda la primera parte, únicamente Diagne (12), Upshaw (4) y Vitali (8) sumaron puntos para los del principado. El técnico visitante, Ibon Navarro, pidió tiempo muerto cuando el partido se le comenzaba a escapar (37-24). El parón sí surtió efecto sobre sus hombres, que consiguieron recortar diferencias poco a poco. Solo Huskic y Benite, que anotaron ambos dos triples, consiguieron cerrar en positivo el tercer periodo (51-41).

A pesar de que el San Pablo estaba siendo mejor que el Morabanc, la ventaja era débil y cualquier turbulencia podía dar un vuelco al partido. Los de Ibon Navarro no se habían dado por vencidos y su trabajo en la pintura borró el margen de error de los locales en solo dos minutos (52-50). A los de casa les tocaba remar de nuevo. A pesar de la amenaza constante de los andorranos, el San Pablo mantuvo la calma y eso le permitió mantenerse a flote, a pesar de múltiples intentos del rival por hundirlos (64-54). A pesar de que el San Pablo recuperó su ventaja de diez puntos, el Morabanc se guardó un acelerón final inesperado. El parcial de 0-8 les metió en partido a falta de 24 segundos para el final. La aguerrida defensa burgalesa cumplió en una constante carambola de rebotes y se llevó el triunfo por 66 a 62.

La próxima jornada, el San Pablo se enfrentará al BAXI Manresa el sábado 23 de marzo a las 18:00 horas.