Liga Endesa

El San Pablo llama a la puerta de la victoria en Valencia

El San Pablo no sólo plantó cara al Valencia Basket, sino que tuvo ocasiones de ganar en La Fonteta/SPB/María González
El San Pablo no sólo plantó cara al Valencia Basket, sino que tuvo ocasiones de ganar en La Fonteta / SPB/María González

Derrota con honores de un San Pablo Burgos que sigue opositando a la victoria ante los líderes de la categoría

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El San Pablo Burgos sigue opositando a la victoria ante los líderes de la Liga Endesa. Este domingo, en La Fonteta, los hombres de Diego Epifanio ‘Epi’ llegaron a poner contra las cuerdas a todo un vigente campeón de la Liga Endesa y de la Supercopa. Los azules, siempre en partido, llegaron a llevar el liderazgo del partido durante varias fases del mismo, la última, en el tercer cuarto (52-54). Sin embargo, los rebotes ofensivos marcaron la diferencia y generaron tantas segundas y hasta terceras oportunidades, que el Valencia Basket consiguió imponerse.

87 Valencia Basket

Van Rossom (10), Green (21), San Emeterio (10), Thomas (2), Dubljevic (12) -cinco inicial- Abalde (5), Vives (3), Rafa Martínez (7) y Pleiss (11) y Doornekamp (6).

78 San Pablo Burgos

Corey Fisher (14), Alex López (5), Deividas Gailius (17), Deon Thompson (17) y Goran Huskic (11) –cinco inicial- Thomas Schreiner (-), Tadas Sedekerkis (4), Alex Barrera (3), Sebas Saiz (2), Javi Vega (2), Edu Martínez (3).

cuartos:
23-15; 22-19; 20-24; 22-20.
árbitro:
Carlos Cortés, José Ramón García Ortíz y Esperanza Mendoza.
incidencias:
Partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga Endesa disputado en La Fonteta ante 8.500 espectadores.

Inicio de partido de poder a poder. El San Pablo Burgos supo recordar, a las primeras de cambio, las positivas sensaciones disfrutadas hacía una semana ante el Real Madrid. Los azules estaban agrandados y su juego no sólo generaba muchos problemas a la defensa valenciana, sino que era capaz de superarla posesión tras posesión. El positivismo en las filas del San Pablo Burgos les permitía comandar el partido, seguidos muy de cerca por el Valencia Basket (12-13). Sin embargo, fue, superado el ecuador del primer cuarto, cuando aparecieron las sombras. Toda la fluidez y el acierto de cara al aro registrados en el inicio se tornó en errores. Ahí, el vigente campeón sacó músculo, comandados por el base californiano Erick Green, que castigó a los visitantes hasta el bocinazo que marcó el final del primer acto (23-15).

La diferencia con la que el San Pablo arrancaba el segundo cuarto era peligrosa, por estar al filo de marcar una frontera que pesase sobre los azules. Conscientes de ello, los hombres dirigidos por Diego Epifanio ‘Epi’ respondieron a la perfección y se acercaron todo cuanto pudieron a un Valencia Basket que no daba crédito. El técnico local, Txus Vidaurreta, solicitó tiempo muerto en busca de una reacción de los suyos (26-22). La detención del partido no le pudo venir mejor al cuadro naranja, que pasó de estar titubeante, a castigar a su rival en una serie de acciones bajo el aro que siempre favorecían a los que disponían de más kilos. Así, la diferencia volvió a ampliarse hasta los 17 puntos, gracias a un incontestable parcial de 17-2 (41-24). El baloncesto no estaba siendo justo con el esfuerzo burgalés y, sólo un espectacular triple de Edu Martínez sobre la bocina, permitió al San Pablo acercarse a los naranjas (45-34).

Golpe de efecto

Tras pasar por vestuarios, el San Pablo Burgos salió con fuerzas renovadas y sorprendió un Valencia Basket que se había hecho más pequeño. Los hombres de ‘Epi’ jugaron a lo que querían los locales, a abrir el campo, y con ello generaron robos de balón y ataques en superioridad. Todo ello tuvo un excepcional efecto sobre el marcador. El San Pablo empató el partido en cinco minutos de cuarto estelares, que fueron detenidos por un tardío tiempo muerto de Vidaurreta (52-52). El parcial de 7-18 acabó con la hegemonía de los levantinos y se consumó con el 52-54 por Tadas Sedekerskis, que no sólo había vuelto a disfrutar de minutos -tras un partido ante el Real Madrid en el que no salió-, sino que asumió responsabilidad y respondió a la confianza depositada en él (52-54). Recibido el golpe, el Valencia Basket no tuvo más remedio que sacar lo mejor que tenía y tratar de marcar diferencias sobre la pintura. De esa manera consiguieron tomar un importante balón de oxígeno antes de finalizar el tercer cuarto (65-58).

Con todo por decidirse, ambos conjuntos optaron por una mayor presencia de la defensa zonal, que mantuvo el status quo del partido, con un Valencia Basket ligeramente destacado en el marcador y al que el San Pablo tuvo muchas ocasiones de hacer daño con el 71-65. Pero el baloncesto no quiso ser justo con los azules, que se chocaban una y otra vez con el aro. Tras la acumulación de errores ‘Epi’ paró el partido, en busca de una reacción que se halló entre Corey Fisher y Deon Thompson (75-70). Sin embargo, fue con el 82-74 con el que se rompió el partido, como consecuencia de un triple de Green que fue el máximo artillero de los naranjas. Así cayeron derrotados los burgaleses, con honores, y con la sensación de que su mejor versión ha llegado para quedarse (87-78).

Esta semana, el San Pablo tendrá una nueva ocasión para obtener su primera victoria en la Liga Endesa, será el sábado, en el Coliseum Burgos, a las 20.00 horas, ante el UCAM Murcia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos