Se quema el marcador del Coliseum y el público se vuelve 'loco'

Fiesta improvisada/IAC
Fiesta improvisada / IAC

El buen ambiente reinante en las gradas ha llevado a los aficionados a tomarse con mucho humor un fallo técnico que ha obligado a parar el partido del San Pablo más de media hora

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Al mal tiempo buena cara. La marea azul ha aplicado el dicho a un fallo técnico en el reloj de posesión de unas canastas del Coliseum Burgos y que ha obligado a parar el partido entre el San Pablo Burgos y el UCAM Murcia durante más de media hora. Al ritmo de la música, una conga gigante improvisada ha animado el ambiente, mientras los operarios municipales trataban de resolver el problema.

De diez, la afición burgalesa ha esperado pacientemente la solución a la rotura de un luminoso que no tenía reemplazo. Esta misma mañana se habían sustituido los dos relojes de posesión que están instalados en lo alto de la canasta, uno porque fallaba y el otro porque ha recibido un balonazo durante el entrenamiento matinal.

La instalación se ha quedado sin marcador de sustitución y han tenido que buscar una solución de urgencia con dos marcadores de suelo que se encontraban en el polideportivo José Luis Talamillo. Pese a los problemas que puede suponer para un partido de competición jugar con marcadores de posesión que se usan habitualmente en los entrenamientos, árbitros y equipo rival han aceptado reanudar el partido en esas condiciones. Así, casi 40 minutos más tarde de la rotura, el partido se ha podido reanudar para jugar los doce minutos de juego que quedaban.