Belenes del siglo XXI, del cristal a la plastilina

El pesebre hípster de Modern Nativity./
El pesebre hípster de Modern Nativity.

Hay infinidad de alternativas para que esta estampa navideña no falte en ningún hogar

El Norte
EL NORTEValladolid

De bronce, madera, lana, en forma de puzzle, incluso de plastilina… las opciones son infinitas a la hora de elegir un portal de belén acorde a nuestro hogar. Los hay especiales para hipsters (como el de la imagen principal) o de cristales de Swarosvki para las familias más clásicas. Un abanico de posibilidades inimaginables hace una década, cuando todos los nacimientos seguían un patrón similar con figuras de cerámica, roñas, musgo (totalmente prohibido hoy en día) y ríos de papel albal.

Estos son solo algunos ejemplos:

Los más minimalistas

El diseñador británico Sebastian Bergne ha vuelto a lanzar su original propuesta navideña fabricada en madera de haya (26cm x 13,5cm x 3,5cm). Es la tercera edición (250 unidades) de este conjunto contemporáneo donde cada uno de los personajes es un bloque de madera mínimo reconocible por su color, proporción y lugar en la composición. Cuesta 110 libras (121 euros) y el pasado año se incluyó en la colección permanente del museo Les Arts Décoratifs de París.

En la misma línea está este diseño 'uber-minimal' diseñado por el artista alemán Oscar Fabel y perfecto para espacios muy pequeños . La composición de nueve bloques de madera de acacia de estética Bauhaus grabados con láser está agotada en estas fechas y es un recordatorio de que el nacimiento de Jesús fue humilde.

El pesebre Alessi se ha convertido durante los últimos años en un gran atractivo para los coleccionistas y amantes de la Navidad. Cuesta 75 euros y es una buena manera de innovar sin perder la tradición. Massimo Giacon firma este divertido proyecto disponible en cuatro colores.

Un empresa estadounidense vende el belén más hipster del mercado. Todos los personajes de este pesebre visten y actúan como urbanitas de hoy en día. No faltan los 'smartphones', las tabletas ni el café para llevar y, por supuesto, tampoco las barbas. Si te gusta, está en oferta (60 euros) en la web Modern Nativity.

De cristal de Swarovski

Atemporal y brillante, es una opción sin duda original y… algo más cara. La composición de la imagen de cristal transparente ha sido diseñada por Stefanie Nederegger y cuesta 299 euros, pero existe la opción de adquirir más piezas (como la mula, el buey, la estrella o los reyes magos) de manera individual. Las piezas, explican en la web de la marca, son objetos decorativos, no juguetes, por ese motivo «no están recomendados para niños menores de 15 años».

Coloridos nacimientos de lana

Son económicos, originales y fáciles de colocar. Estos novedosos nacimientos con abeto y ovejitas incluidas están hechos de lana de colores vivos y aportarán un toque artesanal y delicado en casa. Además son sencillos de colocar y de guardar cuando pasen las navidades. No valen más de 20 euros.

De bronce

Este belén de bronce fundido a mano ha sido fabricado por la empresa irlandesa Genesis. Una verdadera obra de arte, aseguran, que trata de reflejar la rica mitología e historia de Irlanda. Se puede comprar por 280 euros.

Un composición de espejos

Algo más asequible (94 euros) e igual de impactante es este belén decorado con mosaico de espejos. Fabricado en resina de color beige, es un nacimiento compuesto por diez figuras (la más alta de 23 centímetros) que va pintado en elegantes tonalidades de colores verde, azul, marrón y burdeos con acabado mate y brocados en relieve de pan de oro.

Tiernas figuras de poliresina

Son figuras pequeñas, pero entrañables. Una simpática recreación del nacimiento de Jesús gracias al colorido y las sonrientes caras de la Virgen, San José, el Niño, el buey y la mula, que están acompañados en el portal por los tres Reyes Magos, el ángel y un pastorcillo con su oveja. Miden entre 7 y 11 centímetros y en total vienen 11 figuras. De inspiración naif, es una opción perfecta para llenar la casa de ternura. Unos 25 euros.

Un conjunto muy blandito

Sí de plastinia. Original y colorido es este set de once figuras hecho de pasta moldeable. Miden solo 6 centímetros de alto, pero seguro que eclipsarán a los más pequeños de la casa. A midad de precio (15 euros) se puede encontrar en la tienda on-line de El Corte Inglés.

Un belén muy didáctico

Este libro-puzzle con el que montar tu propio belén incluye 30 figuritas de cartón y un cuento. Este maletín es ideal para que los más pequeños de casa descubran la historia de la Navidad y sus protagonistas de una forma amena e interactiva. 18 euros.

Pegatinas para las ventanas

Es el belén más grande (15x29 centímetros) y económico de todos, menos de diez euros en Amazon. Este adhesivo de colores llamativos, resistente a los arañazos y que se ve por ambos lados de la ventana, es muy fácil de colocar y, según el fabricante, se puede reutilizar.

Nacimientos de juguete

En este punto encontramos varias alternativas. Sobre estas líneas una imagen del Belén Little People (Fisher Price 42 euros), compuesto por doce figuras, entre las que destaca un ángel que canta una dulce melodía y una estrella que se ilumina.

También para los más pequeños de la casa es la apuesta navideña de Playmobil (45 euros). El pesebre, además de contar con un farol que funciona a pilas, incluye complementos como un palmera, escoba, fuego, cesto, ovejas, paja y hierba.

La escena navideña que representa el nacimiento del niño Jesús de Pinypon es la última propuesta. En total, nueve figuritas de 14 cm de alto. 30 euros, ya en rebajas.

Nacimientos hechos a mano

Con palos de helado, de cuerda, pintados sobre una laja, de ganchillo, de cartón a tamaño gigante… con una huevera o corchos de botellas. La imaginación no tiene límites. Es este caso el tiempo y una la pistola de silicona son los mejores aliados. Sin duda, la opción más económica y creativa.

 

Fotos

Vídeos