García Sastre, elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos

El profesor Adolfo García-Sastre el día que fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos. /Ricardo Ordóñez/ICAL
El profesor Adolfo García-Sastre el día que fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos. / Ricardo Ordóñez/ICAL

Es una de las mayores distinciones internacionales en el ámbito científico, que únicamente han obtenido nueve académicos españoles

ICAL. Burgos

Después de su nombramiento como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos, el profesor del Departamento de Microbiología y director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes de la Escuela de Medicina en Mount Sinaí, en Nueva York, Adolfo García-Sastre ha sido elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos por sus logros distinguidos y continuos en la investigación.

Es una de las mayores distinciones internacionales en el ámbito científico, que solo poseen nueve académicos españoles: Ginés Morata, JL Arsuaga, Mariano Barbacid, Antonio García- Bellido, Francisco Guinea, Ramón Margalef, Andreu Mas-Colell, Severo Ochoa y Margarita Salas, y algún otro más con la doble nacionalidad como Joan Massagué.

El pasado 5 de abril, el virólogo e inmunólogo burgalés Adolfo García Sastre fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos en un acto en el que anunció que esperaba que la vacuna universal de la gripe sea una realidad dentro de seis años.

Durante los últimos 25 años, su interés de investigación se ha centrado en la biología molecular de los virus de la gripe y otros. Su formación posdoctoral, a principios de la década de 1990, desarrolló, por primera vez, estrategias novedosas para la expresión de antígenos extraños por un virus de ARN de cadena negativa, el virus de la gripe.

Este burgalés ha realizado importantes contribuciones al campo del virus de la gripe, que incluyen, en primer lugar, el desarrollo de técnicas de genética inversa que permiten la generación de virus de la gripe recombinantes a partir del ADN del plásmido (estudios en colaboración con el doctor Palese); la generación y evaluación de vectores de virus de ARN de cadena negativa como candidatos potenciales a vacunas contra diferentes enfermedades infecciosas, incluidos la malaria y el SIDA, y, por último, la identificación del papel biológico de la proteína NS1 no estructural del virus de la gripe durante la infección: la inhibición del sistema de interferón tipo I (IFN).