Mata a su cuñada y hiere a otra cuñada y a su suegra al ser abandonado por su mujer

Policías custodian este lunes la vivienda situada en la calle de Victoria Kamhi de Aranjuez. / Foto: EFE / Vídeo: EP

El agresor disparó con una escopeta de caza desde la ventana sus tres víctimas mientras paseaban por su barrio

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Brigada de Homicidios de la Policía Nacional no tiene dudas: J.M.J., de 38 años, la emprendió a disparos con la familia de su mujer, con la que estaba en trámites de separación, después de que ésta le abandonara. La venganza la noche del domingo en Aranjuez (Madrid) del hombre, en busca y captura y con multitud de antecedentes por tráfico de drogas y posesión ilícita de armas, se saldó con el asesinato de una de sus cuñadas y graves heridas a su suegra y a otras de sus cuñadas.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21.50 horas de ayer domingo en un bloque de viviendas situado en la calle Victoria Khami de la localidad ribereña. Sin previo aviso, el agresor, desde una ventana de la casa a la que se había mudado recientemente, la emprendió a tiros con una escopeta de caza contra las tres mujeres de su familia política, a las que, según fuentes policiales, acusaba de su ruptura sentimental. Las tres víctimas paseaban juntas por el barrio sin la compañía de la mujer del asesino.

Casi a bocajarro y con solo cuatro disparos certeros, el agresor alcanzó en el cuello y en el abdomen a la mayor de sus cuñadas, Lisette F.J., de 35 años, que falleció en el lugar después de que las asistencias del 112 la intentaran reanimar durante 40 minutos. Su hermana, Montserrat F.J., de 23, sufrió otro impacto en el abdomen. Fue llevada por sus familiares al cercano Hospital del Tajo, pero dada las gravedad de sus heridas fue trasladada en estado muy grave al 12 de Octubre, donde se encuentra en la actualidad en estado crítico. La madre ambas Olga J., de 51 años, fue alcanzada en la pierna izquierda. Su pronóstico es reservado, aunque no se teme por su vida.

El agresor, tras la balacera, se atrincheró durante horas en su domicilio hasta que la Policía Nacional finalmente le consiguió hacer salir, sin que el detenido realizara más disparos.

La situación fue muy tensa durante la noche en Aranjuez, ya que decenas de familiares de las víctimas se concentraron en las inmediaciones de inmueble con la intención de saldar cuentas con el agresor. La Policía Nacional incluso tuvo que desplegar a efectivos de las Unidades de Intervención Policía (UIP, antidisturbios) para evitar más incidentes.

Llamamiento

La alcaldesa de Aranjuez, Cristina Moreno, pidió ayer una reflexión sobre si este tipo de sucesos debería tipificarse como violencia de género, tras participar en un minuto de silencio en repulsa por el crimen. El asesinato de la cuñada de la mujer y las heridas causadas a la madre y a la hermana de la esposa legalmente no se consideran violencia de género al no ser víctimas ni la pareja (o expareja) ni los hijos de la misma.

La regidora explicó que en el Consistorio no tenían conocimiento de denuncias previas contra el presunto agresor y que no se habían puesto en contacto con los servicios sociales municipales.

Además negó que el área en el que han ocurrido los hechos sea conflictiva y ha señalado que es «una zona de vivienda social» y de «familias trabajadoras» donde nunca ha ocurrido un suceso de estas características.